+ La Institución se suma a los esfuerzos de la Alianza Nacional por el Suelo

– A nivel nacional, el 70 por ciento del suelo -recurso vital para la seguridad alimentaria y erradicar la pobreza- presenta degradación. Para garantizar su preservación e impulsar una agricultura sostenible, la BUAP se sumó a la Alianza Nacional por el Suelo en Beneficio de la Sociedad y del Ambiente, resultado del pacto regional entre México, el Caribe y Centroamérica.
Creada el pasado 17 de agosto, en esta alianza se integraron las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y General de la Sociedad Latinoamericana de la Ciencia del Suelo. También, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), las academias de Ingeniería y Mexicana de Ciencias, UNAM, IPN, Colegio de Posgraduados y otras 13 universidades públicas, entre ellas la BUAP.
El objetivo: compartir y multiplicar acciones entre las diferentes instituciones y sus estados, con respecto a la conservación del suelo, además de establecer estrategias a futuro.
Víctor Tamariz Flores, académico del Departamento de Investigación en Ciencias Agrícolas (DICA), del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP), informó que a través de esta alianza la Máxima Casa de Estudios de Puebla continuará con los trabajos desarrollados en el interior del estado, sobre la conservación de este recurso natural.
Es decir, “queremos multiplicar las acciones emprendidas, en más regiones del estado; además, crear alianzas entre instituciones de educación pública, delegaciones federales y estatales, para elaborar una estrategia y programa de acción encaminados a la conservación del suelo”.
De manera paralela, dio a conocer que se creará la Red Temática de Conservación de Suelos, misma que buscará financiamiento del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Otra propuesta es la conformación de la Comisión Nacional del Suelo, que se presentará al Congreso de la Unión para su aprobación. Su función será definir las acciones y estrategias en esta materia, ya que actualmente éstas se dividen en muchos programas y secretarías, lo que dificulta su ejecución.
El plan de acción de la Alianza Nacional por el Suelo en Beneficio de la Sociedad y del Ambiente, así como la propuesta de crear un fondo sectorial específico para la conservación de la superficie terrestre, se discutió en el Congreso Nacional de la Ciencia del Suelo, del 31 de agosto al 4 de septiembre, en San Luis Potosí.

40 años de investigación agrícola
Desde la fundación del DICA, hace cuatro décadas, en la BUAP se realiza investigación científica, aplicación tecnológica y se contribuye al desarrollo de labores de docencia en las áreas agrícola y medioambiental en la entidad poblana.
El doctor Víctor Tamariz Flores informó que en la Sierra Norte se detectaron pérdidas en zonas montañosas de 15 a 30 toneladas por hectárea. En cambio, en suelos de uso agrícola, en pendientes no pronunciadas, la pérdida es de 5 toneladas por hectárea al año.
Tras afirmar que el suelo no es un recurso renovable, porque se necesitan cientos de años para recuperar su potencial productivo original, ya que cada centímetro tarda 20 años para su formación, señaló que investigadores del DICA han realizado proyectos de conservación y disminución de la pérdida de la superficie terrestre, como evaluaciones de erosión en la Sierra Norte del estado y la relación entre pobreza, migración y degradación de los recursos naturales.
Otros proyectos, además de enseñar a campesinos sobre medidas de conservación en zonas montañosas, son identificación de factores que afectan la productividad, regionalización de alimentos para mejorar la productividad agrícola en la Sierra Norte y en la región de la Mixteca, y captura de carbono en suelos forestales.
Actualmente, detalló Tamariz Flores, se desarrollan dos proyectos en la Sierra Norte sobre la conservación de suelos en el municipio de Huehuetla: cartas de erosión potencial y las medidas que se deben impulsar en cada área de esta región.
De esta manera, la BUAP utiliza herramientas para un desarrollo sostenible de los recursos naturales: en este caso, de la superficie terrestre, para mejorar el nivel de vida de los habitantes, así como conservar y proteger los ecosistemas.