+ Instaló cien telescopios para la comunidad

Cerca de 100 telescopios se instalaron para observar cuerpos celestes en la Noche de las Estrellas 2016
Alrededor de 100 telescopios permitieron a cientos de familias poblanas enfocar la vista al cielo para observar alrededor de 18 cuerpos celestes, entre ellos la nebulosa de Orión, las Pléyades, la galaxia Andrómeda y la Luna, todo ello gracias a la tradicional Noche de las Estrellas de la BUAP, cuyo escenario este año fue Ciudad Universitaria.

Tras dar la bienvenida a los asistentes, que a lo largo de la velada sumaron más de 15 mil, el Rector Alfonso Esparza Ortiz celebró esta tradición con la que los más de mil organizadores: escolares, universitarios y académicos del más alto nivel, de la BUAP y externos, buscan acercar a los ajenos a la ciencia los eventos naturales más sorprendentes.

“Sin duda alguna este tipo de eventos une a las familias, promueve la convivencia y fortalece la vinculación de la Universidad con toda la sociedad. El propósito es destacar la belleza de la naturaleza y ampliar el acceso de las personas a la observación astronómica, la cual es muy gratificante. Es satisfactorio también convivir con futuros astrónomos y científicos”, comentó el Rector, previo a su recorrido.

Con el lema Menos focos más estrellas, en busca del cielo perdido se realizaron diferentes presentaciones artísticas y 75 talleres de divulgación científica. Los auditorios del Instituto de Física, así como de las facultades de Ciencias de la Electrónica, Ciencias Físico Matemáticas y Ciencias Químicas, fueron sede de 60 conferencias que iniciaron en punto de las 18:00 horas. Gran parte de los telescopios instalados fueron construidos por escolares y universitarios, a través del programa Del Aula al Universo.

La jornada astronómica ha evolucionado durante los últimos años. El Rector ha sido testigo de esta transformación, la cual comenzó en los talleres que hace ya más de dos décadas iniciaron los divulgadores de la BUAP, en los que incluso Esparza Ortiz, hace trece años, construyó su propio telescopio. Las sesiones nocturnas de observación de ese entonces, en las que sólo participaban un par de cientos, pasaron a convertirse en una fiesta del conocimiento científico, ahora con más de 15 mil asistentes.

La Noche de las Estrellas 2016 inició en punto de las 19:00 horas para observar –después de la puesta de Sol- la Luna en cuarto creciente y los planetas Venus y Marte. Más tarde, el siguiente invitado de la noche fue la estrella doble Albireo, en la constelación del Cisne, constituida por una estrella azul y una amarilla, la cual fue visible por poco tiempo a 35 grados sobre el horizonte oeste.

Los asistentes a esta fiesta astronómica también observaron el cúmulo Doble en la constelación de Perseo, la galaxia de Andrómeda, las constelaciones de Orión y Can Mayor, además de los cúmulos abiertos de las Pléyades M45, en Tauro; M36 y M37, en la constelacioìn de Auriga, y de La Libélula, en la constelación Casiopea.

Por su brillantez, a simple vista destacaron en el cielo occidental: Vega, en la constelación de la Lira; Deneb, en la constelación del Cisne y Altair, en la constelación del Águila. Al sur, cerca de Marte, la estrella Fomalhaut en el pez Austral y Capella de la constelación Auriga. Al noreste, Aldebaraìn, en Tauro. Al este, Betelgueuse y Rigel, de Orioìn; así como Sirio, en el Can Mayor, la estrella más brillante del firmamento.

De manera paralela a Ciudad Universitaria, en el estado se instalaron sedes en San Andrés Cholula, Tepeaca, Atlixco, Ciudad Serdán, Tepetzala, Tlatlauquitepec, Tepango, Zacapoaxtla y Tianguismanalco, entre otras. En el país fueron 91 sedes distribuidas en las ciudades más importantes –de éstas 13 son en el estado de Puebla.