• Con este sistema, el equipo limpia el agua de casas, drenajes, industrias y comunidades enteras a través de jardines acuáticos
A partir de sistemas biológicos, estudiantes de biotecnología, ingeniería civil, arquitectura, química y desarrollo sustentable de diversas instituciones educativas en Puebla, Tlaxcala y Sinaloa, entre ellas la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), desarrollaron tecnologías innovadoras para limpiar aguas residuales.
De acuerdo a información de CPlantae, empresa social que encabeza dicho proyecto, este surgió como respuesta a un problema en el que, según Conagua, 70 por ciento de las aguas residuales en México son desechadas a ríos o utilizadas para el riego y cultivo de alimentos y aproximadamente siete de cada 10 alimentos son regados con aguas negras.
Además, en México, cada año se genera el equivalente de 50 mil estadios Azteca de agua residual descargándose directamente al medio ambiente sin ningún tipo de descontaminación, por lo que 70 por ciento de los cuerpos acuáticos del país presenta algún tipo de contaminación.
La propuesta es desarrollar biosistemas como plantas de tratamiento de agua residual conformadas por tecnologías sustentables de biorremediación como son en humedales artificiales, estanques, biodigestores y vermifiltros.
Con este sistema, el equipo de CPlantae limpia el agua de casas, drenajes, industrias y comunidades enteras a través de jardines acuáticos. Se realiza una construcción sencilla, cuyo diseño parecido al de un jardín se aleja totalmente de las plantas residuales convencionales.
Cabe señalar que entre las ventajas están que los costos son mucho más bajos, es natural, verde y sustentable. No se generan lodos, el agua es de muy alta calidad. Y enseñamos a las comunidades para que, con sus propios materiales, repliquen nuestra tecnología.
De acuerdo a recientes estudios, Puebla, así como Veracruz, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas son de los estados que reportan mayor número de casos de contaminación de fuentes de agua provocadas por factores como proyectos mineros e industriales, plantas hidroeléctricas y extracción de hidrocarburos.
Así lo indicó el reporte denominado “Mission to Mexico” de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), el cual describe que en muchos casos esos problemas ambientales afectaban directa o indirectamente las fuentes de agua.
Lo anterior genera preocupación por la calidad del agua potable y la protección de la salud en las zonas afectadas, teniendo en cuenta que varios contaminantes no quedan suficientemente eliminados por las plantas de tratamiento y que en algunos casos el agua se consume directamente de las fuentes.