*Hoy martes a las15:00 horas

Este martes a las 15:00 horas en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, Brasil y Alemania se volverán a ver las caras, en esta ocasión en el partido de semifinales del Mundial 2014.
El cotejo tiene tintes de revancha por lo sucedido en la final de Corea-Japón, donde la Canarinha se impuso a los alemanes 2-0 con goles de Ronaldo.
De cara a este cotejo, paradójicamente Brasil obtuvo su victoria más convincente hasta la fecha, 2-1 contra una brillante Colombia.
Pese a la victoria, el saldo para la Verdeamarelha fue de dos bajas para su siguiente partido. Neymar, la estrella del equipo sufrió una dura entrada por detrás del defensa colombiano Zúñiga y resultó con fractura de vértebra que requiere cuatro semanas de recuperación, también su capitán Tiago Silva recibió su segunda tarjeta amarilla y no podrá aparecer en el partido contra los teutones.
Luiz Felipe Scolari, que había conformado el equipo en torno a Neymar, tiene un dilema: cambiar el planteamiento táctico o echar mano de los suplentes. En el caso de Thiago Silva, la elección en su lugar del defensa central del Bayern, Dante, parece cantada.
Alemania, por su parte, va a más con cada victoria, si bien es cierto que sin mostrar su autoridad habitual, pues sufrieron más de la cuenta contra Francia y le deben el pase a semifinales a su arquero Manuel Neuer y al defensa Hummels, quien estuvo atento para salvar los ataque de Karim Benzema y compañía.
El técnico Joachim Low peleará por llegar a la final de un mundial, después de ocho años. La última vez que disputaron una fue en Corea-Japón 2002 y la perdieron contra su rival en turno, Brasil.
La Verdeamarelha es la única selección que ha disputado todos los Mundiales y Alemania es el equipo más regular en la historia del campeonato. Aunque la Seleçao haya logrado cinco títulos (1958, 1962, 1970, 1994 y 2002) por tres de la Mannschaft (1954, 1974, 1990), el equipo germano se mantiene como el mejor. Subcampeón en 1966, 1982, 1990 y 2002, desde el torneo de Corea y Japón es fijo en las semifinales y desde 1982 nunca ha caído antes de los cuartos de final.