*Tres preseas fueron ganadas de manera individual y una por equipos

Integrantes del equipo representativo de ajedrez femenil del Tecnológico de Monterrey campus Puebla regresaron a casa con cuatro medallas colgadas al cuello, de las cuales tres fueron ganadas de manera individual y una por equipos, luego de su participación en la Universiada Nacional 2016 que se celebra en Guadalajara, Jalisco.
La estudiante de Ingeniería Industrial y de sistemas (IIS) Diana Carime Real Pereyra logró una medalla de oro en la modalidad de ajedrez rápido, mientras que obtuvo dos medallas más que fueron de plata en las modalidades de ajedrez clásico y “blitz”. La cuarta medalla cayó con Diana en combinación con su compañera y estudiante de la Licenciatura en Relaciones Internacionales (LRI) Xenia Astrid Flores Ramírez, al lograr en conjunto una buena cantidad de puntos.
Hay que recordar que en la edición del 2015 las mismas jugadoras dirigidas por Gerardo Ortiz Pizzini, entrenador de los Borregos ograron tres medallas; Diana Real en aquella ocasión consiguió dos de oro de manera individual, mientras que en la suma de puntos con Astrid Flores llegó otra presea del mismo metal por equipos.
Una edición después y tras un intenso año de competencias entre las que se incluye el Campeonato Nacional de la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas (CONADEIP), el equipo “lanudo” logra una medalla más que es plata. Lo conseguido en estos dos últimos años pone de manifiesto el trabajo realizado por todos los integrantes de los Borregos Puebla, aunque algunos elementos no hayan tenido la posibilidad de llegar a la Universiada este año.
“Es un orgullo representar al Tec de Monterrey y estar ahí dándolo todo por conseguir las medallas. Tuvimos un equipo fuerte, el próximo año espero que esté todavía más fuerte y sí lo necesitamos porque este año no pudimos ganar el oro por equipos ya que la UNAM llevaba tres niñas, y aunque consiguieron menos medallas que nosotras eran tres que estaban punteando, aquí solo éramos Astrid y yo entonces era un poco más difícil”, señaló Diana Real.
Por su parte Astrid Flores describió como fueron los días de competencia y lo que significó haber participado en esta ocasión dentro de la Universiada, evento que año tras año sube de nivel.
“Fueron cuatro días, los tres primeros fueron de las rondas clásicas, eran tres o cuatro horas por partida; es muy cansado y es un desgaste físico como no tienen idea y a veces la gente piensa que no, pero si es un cansancio tremendo, a parte el último día fueron 14 partidas en un solo día y sólo tuvimos un descanso que fue la comida. Mi compañera y yo terminamos desgastadas y ya no podíamos porque aparte teníamos que cumplir con las tareas por las noches y desvelarnos”.
Las jugadoras esperan que en los próximos meses pueda integrarse al equipo otra jugadora de buen nivel que pueda tener también una participación destacada, con lo que buscarían posicionarse del primer lugar por equipos en la Universiada 2017; aunado a ello también esperan que el equipo varonil retome la jerarquía que necesita para regresar el próximo año a este certamen.