Chocó contra dos vehículos, hubo tres lesionados y un bebé muerto,

Un bebé muerto, dos niños y un adulto lesionados, fue el saldo que dejó la irresponsabilidad de un borracho, quien conducía una camioneta a 160 kilómetros por hora y se impactó contra dos vehículos particulares en calles de la junta auxiliar de Santa Ana Coapan, en el municipio de Huitziltepec.
La noche del pasado viernes ocurrió la aparatosa y mortal carambola en la calle Máximo Ávila Camacho, a un costado de la escuela primaria Enrique Serreet, en el Centro de la mencionada comunidad.
El presunto responsable, según las versiones extraoficiales fue Apolinar Jiménez, de 50 años de edad, quien es conocido como “El Piolín”, quien es originario de Atoyatempan. Este hombre, conducía en estado de ebriedad una camioneta marca Chevrolet, tipo Tahoe, color arena con placas estadounidenses.
Los primeros peritajes indicaron que el presunto responsable conducía a cerca de 160 kilómetros por hora y por ello se estampó contra la parte de atrás de un Nissan, Tsuru, color rojo, el cual era conducido por Pedro Vázquez, de 38 años de edad. Este vehículo compacto quedó comprimido a tan sólo la mitad de su longitud, eso ocasionó que el conductor, quien se dirigía a su casa después de una ardua jornada de trabajo quedara prensado.
El borracho que conducía la camioneta, después se impactó contra un Pontiac, color rojo, que estaba estacionado afuera de una farmacia, en él se encontraban tres niños, su madre había descendido a comprar leche en polvo para el más pequeño de sus hijos. La camioneta Chevrolet terminó impactando fuertemente al Pointac, el babé de 1 años3 meses de edad, perdió la vida minutos después en una clínica de la comunidad a causa de las lesiones que sufrió.
Los vecinos del lugar auxiliaron a los niños lesionados y con herramientas caseras desprensaron al conductor de Tsuru. Cabe señalar que en su desesperación, los pobladores agredieron a los policías municipales que acudieron a atender la emergencia, debido a que por seguridad de los lesionados no permitían que los civiles los movieran, pero fue imposible hacer entender a la gente que terminó haciendo lo que creyeron correcto.
Cabe señalar que el presunto responsable aprovechó la confusión para escapar del lugar, pero fue plenamente identificado por los pobladores quienes indicaron sus particulares a los policías, éstos efectuaron un operativo y así es como minutos después lograron detenerlo y ponerlo, fue trasladado a un hospital de Tecamachalco donde quedó a disposición de las autoridades ministeriales.
Fue el fiscal de Tecali de Herrera quien llegó para efectuar las diligencias del levantamiento del cadáver del pequeño, también realizó los peritajes en el lugar donde se suscitó el percance vial.