• Chocó contra taxi, derribó un puesto de papas fritas, atropelló a dos mujeres, derribó un semáforo y chocó contra un tractocamión.
• La persecución se dio desde la colonia santa María hasta la carretera federal a Tlaxcala a la altura de Covadonga.

Odilón Larios Nava.- Un ebrio chofer del transporte público protagonizó una prolongada persecución que inicio desde calles del centro de Puebla hasta la carretera federal a Tlaxcala.
Los hechos se registraron por la noche del pasado lunes el conductor de la unidad 600 de la ruta Flecha Azul, con placas 123-HV-4, de nombre Rubén M., chocó contra un taxi Nissan, Tsuru, color negro con amarillo, con metálicas 96-30-SSJ. Esto en la 17 Norte y 32 Poniente, en la colonia santa María.
El ebrio conductor de un microbús de la ruta Flecha Azul, protagonizó una prolongada y veloz persecución, luego de que chocara contra un taxi: al escapar atropelló a dos personas, derribó un puesto de papas fritas, tiró un semáforo y chocó contra un tractocamión. Finalmente al conductor se le logró detener en la federal a Tlaxcala a la altura de Covadonga.
De acuerdo con las fuentes consultadas, en vez de detenerse, al saberse alcoholizado, decidió escapar, en su loca carrera atropelló a dos mujeres, Gabriela R. y Rosa Isela A., de 39 y 40 años de edad.
Esto asustó más al conductor del Flecha Azul, quien era perseguido por los taxistas, posteriormente se sumaron la policía municipal y agentes de tránsito.
El sujeto luego de atropellar a las dos mujeres también arrolló un puesto de papas fritas, iba causando caos en su loca carrera. Rubén, el chafirete del Flecha Azul, logró llegar a la Federal a Tlaxcala, donde a la altura del kilómetro 7.5 derribó un semáforo, aun así siguió avanzando y al llegar a la altura de la Nestlé, chocó contra un tractocamión tipo Tortón, de la marca Kenworth, y pocos metros adelante fue detenido por los uniformados de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal.
Quienes vieron la detención, comunicaron a este diario que el conductor del Flecha Azul iba ahogado en alcohol. Por ello y por los daños causados fue remitido ante el Agente del Ministerio Público y la unidad asegurada.