• Estaba borracho cuando tomó un vaso de agua, según sus compañeros de vicio eso fue lo que lo mató.

Odilón Larios Nava.- Apenas a sus 30 años de edad, un hombre perdió la vida a causa de su alcoholismo, en la colonia 13 de Abril, en san Pablo Xochimehuacán. Según sus compañeros de vicio, recientemente se había separado de su pareja sentimental, pero no le achacan su borrachera a ese hecho, porque explicaron, ya era alcohólico desde mucho antes.
El alcoholismo llevó a la muerte a un hombre de 30 años de edad, en la colonia 13 de Abril, perteneciente a la junta auxiliar de san Pablo Xochimehuacán. El hombre se había dejado recientemente de su pareja sentimental.
El hoy occiso de nombre Alfonso Dávila Carrera, de 30 años de edad, fue encontrado muerto alrededor de las 11:30 horas de este miércoles en la calle 27 de Abril, casi esquina con la barranca que da a la calle Gasoducto, en la mencionada colonia.
De acuerdo con los vecinos, Alfonso era un hombre alcohólico, como muchos de los que viven en esa colonia, era originario de Oaxaca. Llevaba años tomando. Según explicaron, era viene-viene en la zona de la Central de Abasto pero lo que obtenía de ese trabajo, lo ocupaba para tomar.
Algunos de sus compañeros de vicio se dijeron sorprendidos, pues una noche antes lo habían visto y hasta platicado con él. Incluso algunos de los vecinos lo vieron con vida por la mañana de este miércoles. Algunos aseguran que lo que le causó la muerte fue que estando borracho tomó un vaso de agua y, eso, explicaron los borrachitos, no se puede hacer porque se corre el riesgo de morir, como le pasó a Alfonso.
Elementos de la policía municipal acudieron a atender el reporte de los vecinos, los que indicaron que el hombre estaba aparentemente muerto. Paramédicos de SUMA también arribaron hasta el lugar donde estaba el masculino y al revisarlo confirmaron que estaba muerto.
Las diligencias del levantamiento del cadáver correspondieron al Agente del Ministerio Público de Homicidios, quien inició la constancia de hechos de rigor. La hermana de Alfonso fue quien realizó el reconocimiento del cadáver.
De acuerdo con algunos de los borrachitos de la zona, Alfonso tenía suerte, pues hasta hace poco vivía con una mujer que le dejaba administrar las rentas de algunas de sus propiedades, pero “no sabía guardar el dinero, se lo acababa chupando… puro Charandas”. Los compañeros de vicio de Dávila Carrera, lamentaron que hubiera preferido el alcohol a la familia, ya que ellos afirman toman pero nomás hasta estar “medio mareados”.