*Derrotó 1-0 a Rusia y avanzó a octavos de final

Divock Origi apareció en la recta final del partido, para dar el triunfo a Bélgica 1-0 ante su similar de Rusia y así conseguir su segunda victoria en el Mundial Brasil 2014, justa donde ya avanzó a octavos de final.
Los primeros intercambios fueron de área a área y se amontonaron las opciones de los dos lados. Primero Dries Mertens envió un disparo peligroso para los Diablos Rojos, mientras que los rusos respondieron con un remate de Victor Fayzulin, que rechazó bien Thibaut Courtois.
Dominaba Bélgica, en buena medida gracias al trabajo de Kevin De Bruyne, que acarreaba la pelota de un área a otra en un gran despliegue físico, pero sus esfuerzos no podían ser aprovechados por un Eden Hazard poco participativo y un Romelu Lukaku muy aislado.
Rusia despertó cerca del minuto 30, a partir de un buen disparo de Maksim Kannunikov, de nuevo detenido por Courtois y desde entonces tomó las riendas del partido.
Para el segundo tiempo, los Diablos Rojos dejaron de ser inquietantes, Rusia mantuvo un dominio constante ante un favorito que no perdía el orden pero que no era capaz de generar peligro en el marco de Igor Akinfeev.
Tuvo que llegar un balón parado para marcar el despertar de los favoritos Diablos Rojos. Fue un disparo muy lejano de Kevin Mirallas que se estrelló en el poste de Akinfeev, y que recordó a los belgas que podían ganar el partido con diez minutos por jugarse. Desde ese momento, el dominio se invirtió.
Fue una extraordinaria jugada por la izquierda de Hazard, que había pasado inadvertido hasta ese momento. Tras desbordar a dos jugadores rusos, el creativo del Chelsea sirvió a Origi quien, desde el centro del área, sentenció con un poderoso disparo al techo de la red de Akinfeev.
Ambos equipos volverán a jugar el próximo 26 de junio, Bélgica ante los coreanos, y Rusia frente a Argelia.