Contenta por su primer llamado, así se mostró la jugadora Azteca Deyanira López Gil, tras haber vestido la camiseta de la Selección Nacional Mexicana de voleibol de sala, que participó en la XV Copa Panamericana efectuada en Santo Domingo, República Dominicana.
La veracruzana, miembro del cuadro ideal del pasado Final Four UDLAP 2016, hizo su debut como jugadora tricolor en un certamen de corte internacional, el cual fue una singular reunión de figuras del voleibol mundial.
“El hecho de pertenecer a la selección nacional mayor y poder conocer jugadoras de alto nivel era un sueño, por ejemplo, la mejor libero del mundo Brenda Castillo. Hablando de mi desempeño, lo hice bien para ser mi primer torneo, más no me siento completamente satisfecha”, señaló Deyanira López.
Precisamente sobre el accionar de ella y del equipo mexicano, la acomodadora de la Tribu Verde resaltó el nivel de sus compañeras, sin embargo, dijo que faltó trabajo individual para ser un buen conjunto. Esto porque el combinado tricolor no tuvo un gran desempeño quedando en onceavo lugar, al ganarle a Costa Rica por 3 sets a 0.
“Nos faltó trabajo físico ya que lo técnico si lo tenemos, pero se veía en los demás países que eran jugadoras muy fuertes físicamente y eso les permitía hacer un mejor desempeño”, agregó.
La XV Copa Panamericana tuvo lugar en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte en Santo Domingo, República Dominicana; segunda ocasión en su historia en albergar este evento.
Para esta edición participaron los representativos nacionales del anfitrión, Estados Unidos, Argentina, Perú, Puerto Rico, Canadá, Cuba, Colombia, Venezuela, Costa Rica y Trinidad & Tobago. Las cuales fueron divididas en grupos para obtener a los mejores y luego establecer una serie de playoffs; a México le tocó estar en el mismo sector que las puertorriqueñas, dominicanas, venezolanas, colombianas y canadienses.
Este fue el último torneo del año de la selección mayor, los siguientes serán sub-20 en Vancouver y sub-23 en Puerto Rico. Pero eso no da pie al desánimo en la jugadora Azteca, porque en entrevista dejó en claro que continuará trabajando para volver a ser tomada en cuenta en el siguiente año.
“Nunca cruzaré los brazos porque es una gran experiencia poder llevar los colores de tu bandera. Estoy confiada en que la seguridad al 100 por ciento la adquiriré después de este torneo y no voy a dejar de trabajar para que me vuelvan a llamar”, aseguró la estudiante de la Universidad de las Américas Puebla.