Dos mujeres malasias que reconocieron haber mantenido entre ellas relaciones sexuales contrarias a las leyes del islam recibieron este lunes varios golpes de vara, en aplicación de la pena pronunciada por un tribunal islámico.

La ejecución de este castigo desencadenó una oleada de críticas de organizaciones de defensa de los derechos humanos que denuncian un deterioro de la situación de la comunidad gay y lesbiana en Malasia.

Vestidas de blanco y con la cabeza cubierta con un pañuelo islámico, las dos mujeres sentadas en un taburete recibieron seis golpes cada una. Una de ellas estalló en llanto.

Según algunos activistas, es la primera vez que mujeres malasias son azotadas por haber vulnerado las leyes del islam que reprimen las relaciones homosexuales.