• Además hubo 18 lesionados, uno de ellos se debate entre la vida y la muerte.

Odilón Larios Nava.- El mal tiempo combinado con el exceso de velocidad ocasionó que un autobús de pasajeros de la línea Erco saliera de la carpeta asfáltica y se impactara contra una pared de un almacén, donde el vehículo quedó incrustado. Esto ocurrió alrededor de las 18:00 horas de este jueves, en el kilómetro 17.5 de la carretera federal a Atlixco.
Dos vendedores de cocos de los que se ubican a un costado de la carretera fueron atropellados por el camión, uno de ellos murió en el lugar y otro más se debate entre la vida y la muerte. Un tercer atropellado fue un hombre que salía de trabajar cuando el camión lo embistió. Además hubo 16 pasajeros de la unidad que resultaron con algún tipo de lesiones menores.
El conductor de autobús de pasajeros circulaba con sentido de Puebla a Atlixco, cuando el asfalto mojado por la lluvia, así como presumiblemente el exceso de velocidad le hizo perder el control y se desencadenó el accidente ya mencionado.
El conductor fue retenido por los propios pasajeros y golpeado por ellos mismos, en represalia por el accidente que ocasionó. Las personas que viajaban en el camión indicaron que la unidad se patinó y terminaron chocando contra el muro.
Sólo los dos hombres que fueron atropellados ameritaron ser trasladados a hospitales. El más grave, el vendedor de cocos, fue llevado al Hospital General del Sur en Puebla y el que recién salía de trabajar fue trasladado al ISSSTE de Atlixco. El primero se encontraba muy grave, el segundo estable.
Para atender a los lesionados acudieron paramédicos de Cruz Roja, Protección Civil, Policía Federal y Bomberos.
Las diligencias del levantamiento del cadáver del vendedor de cocos, corrieron a cargo del personal de la Policía Federal, quienes remitieron el caso al Ministerio Público para que finque responsabilidades al conductor del autobús.