• La tercera víctima mortal pereció en el Hospital Médica Norte de Acatzingo.

Odilón Larios Nava.- Suman tres las víctimas mortales por el ataque en la unidad deportiva de Acatzingo, el tercer hombre pereció en el Hospital Médica Norte de aquel municipio a causa de un balazo en el abdomen. La principal línea de investigación, según confirmó la Fiscalía General del Estado (FGE), es que se trató de un ajuste de cuentas entre bandas dedicadas al robo d hidrocarburo.
La tercer víctima mortal fue Abel Luna Blas, quien contaba con 46 años de edad. Pereció alrededor de las 12:00 horas de este lunes en las instalaciones del nosocomio antes señalado.
Este hombre fue uno de los más de once lesionados que hubo tras el ataque que perpetró un grupo fuertemente armado en el campo de beisbol el pasado domingo. Como se informó en este espacio en la edición anterior, un hombre pereció en el lugar, mientras que otro falleció en el Hospital Integral de Acatzingo.
Además hubo once lesionados trasladados a otros nosocomios, se indicó que en total serían cerca de 20 los heridos, pero las autoridades no pudieron contabilizar a todos porque fueron trasladados por sus familiares a nosocomios de la región e incluso a consultorios y clínicas particulares.
Abel Luna Blas, fue trasladado al Hospital Médica Norte pero ahí falleció debido al balazo que recibió en el abdomen. La causa del deceso, según las fuentes consultadas, fue shock hipovolémico.
El deceso de Abel Luna, se suma a los de: José Luis Vélez Robles, de 37 años, quien fue asesinado en el campo de beisbol, trascendió que recibió cerca de diez impactos de bala en el cuerpo y fue rematado con dos balazos en la cabeza; así como Diego Mauricio Hernández, de 22 años de edad, él llegó muerto al Hospital Integral.
Aunque no hay un reporte oficial de la Fiscalía General del Estado (FGE) que indique el móvil de la agresión, trascendió que el hombre asesinado en el campo de beisbol estaba vinculado con el robo de hidrocarburo, por lo que una de las líneas de investigación sugiere que se trató de un ajuste de cuentas entre huachicoleros.
Cabe señalar que en el campo de beisbol se embalaron 140 casquillos de diversos tipos de armas, como AK-47, 38 milímetros y escopeta.