+ Entre los difuntos hay menores de edad
+ La Fiscalía ya investiga y va por los dos atacantes
+ El arzobispo lamenta los hechos

Odilón Larios Nava.- Once personas fueron asesinadas en la comunidad de san José el Mirador, en Vigastepec, en el municipio de Coxcatlán, una comunidad que está a unos pasos de territorio oaxaqueño en la Sierra Negra poblana. Se trata de cuatro hombres, cinco mujeres y dos menores de edad. Además dos niñas resultaron lesionadas con impactos de bala y se encuentran siendo atendidas en un nosocomio de Tehuacán.
La noche del pasado jueves, alrededor de las 20:50 horas, un grupo de sujetos armados, quienes llevaban capuchas, sembró el terror en El Mirador, cometieron una de las peores masacres de las que se tiene registro en la entidad poblana.
Los sicarios llegaron buscando a un hombre, a él y a una mujer los torturaron y después les dieron una dolorosa muerte. Esta fémina estaba embarazada, la degollaron además de haberla torturado.
Los occisos respondían a los nombres de: Belén Hernández Sánchez, de 22 años de edad, la mujer embarazada; Ángel Hernández Sánchez, de 23 años; Johny Hernández Sánchez, de 18 años; Placida Sánchez Martínez, de 59 años; Alejandra Hernández Sánchez, de 30 años; Baltazar Sánchez Montalvo, de 43 años; Isabel Hernández Sánchez; Silvia Sánchez Hernández y al esposo de ésta del cual se desconoce su nombre; así como las niñas Monserrat y Carolina, de apellidos Hernández Palacios, de 9 y 4 años de edad, respectivamente.
Dos niñas más resultaron lesionadas con impactos de arma de fuego y fueron trasladadas a un nosocomio de Tehuacán. Se trata de Ana Elisa Hernández Sánchez y Maribel Hernández Palacios. Al cierre de esta edición su estado de salud era considerado como estable.
Inicialmente hubo barias hipótesis del móvil de esta masacre, desde una posible venganza, ajuste de cuentas, hasta un asunto religiosos. El Mirador, es una comunidad que hace 7 años se separó de El Potrero. En Potrero se quedaron los católicos y en El Mirador se mudaron los evangélicos.
Aunque aún se realizan las investigaciones de rigor, la Fiscalía General del Estado (FGE) indicó que la principal línea de investigación es que estos hechos ocurrieron por conflictos personales. En el reporte oficial de la Fiscalía se informó que las armas utilizadas por los asesinos fueron pistolas calibre 22 milímetros, así como mosquetones. Sin embargo fuentes extraoficiales indicaron que hay indicios de que los maleantes también utilizaron armas de grueso calibre como R15.

VERSIÓN DE LA FGE

Apoyo integral a través del Centro de Protección a Víctimas del Delito, otorga la Fiscalía General del Estado a cinco testigos protegidos ante los hechos que ocurrieron en el municipio de Coxcatlán.
Una de las menores lesionadas fue intervenida quirúrgicamente y continúa recibiendo atención médica en un hospital al igual que la otra menor de edad.
Los cuerpos de las personas sin vida ya fueron trasladados a Tehuacán para llevar a cabo las necropsias de ley, en tanto que en el lugar de los hechos se desarrollaron diversas diligencias a cargo del Instituto de Ciencias Forenses, del agente del Ministerio Público y de la Agencia Estatal de Investigación.
Con base en los primeros avances de la indagatoria ante la privación de la vida de 11 integrantes de una misma familia, la Fiscalía General del Estado, tiene como principal línea de investigación, la de conflictos personales.
La información que brindan los testigos y las primeras diligencias, evidencian que hace más de 9 años, una de las mujeres occisas tuvo un hijo con uno de los presuntos agresores, bajo circunstancias de una probable agresión sexual. El hijo en cuestión resultó sin heridas ante los acontecimientos recientes.
Los testigos identifican que uno de los agresores tiene características coincidentes con el progenitor del menor ileso.
La actual pareja sentimental de la occisa, presentaba múltiples heridas por arma blanca y más lesiones con respecto a otras personas.
En relación a pruebas periciales, se reconocieron indicios balísticos calibre 22 y postas de mosquetones, reiterando que los agresores llegaron al lugar de los hechos a pie y se fueron de la misma forma.
La Fiscalía General del Estado de Puebla ya tiene identificados a dos de los agresores que huyeron hacia la sierra de Oaxaca y ya estableció comunicación con la Fiscalía General de aquella entidad para la colaboración necesaria.