• Incrementar el precio de la gasolina en 2017 fue una decisión difícil pero necesaria, afirmó el presidente en un nuevo video sobre los logros de su administración

El presidente Enrique Peña Nieto reconoció que incrementar el precio de la gasolina en 2017 fue una decisión difícil, pero necesaria ya que la exigencia de recursos que se tenía que destinar al subsidio del combustible era insostenible.

“Esta fue una decisión francamente difícil tomé y asumo plenamente la responsabilidad de haber liberado el precio de la gasolina”, dijo.

En un nuevo video sobre los logros de su administración, el mandatario recordó que 2017 fue un año electoral, ya que se eligieron gobernadores en distintos estados, por lo cual subir el precio de las gasolinas no era un tema que pudiera apoyar a su partido en ese contexto, sin embargo, se pensó en el futuro del país.

“Fue un año de elecciones en distintas entidades, no ayudaba al partido político que represento, era pensar electoralmente o era pensar en el futuro del país y en el bienestar del país”, comentó.

Explicó que el subsidio que se daba a las gasolinas favorecía al 30 por ciento de los mexicanos con mayor capacidad económica, que consume casi 80 por ciento de toda la gasolina del país.

Por esa razón se consideraba una inconsistencia que los más favorecidos por el subsidio del precio de la gasolina fueran las personas con mayores ingresos, y se decidió llevar a cabo el recorte los recursos a ese combustible.

“Hacíamos eso o había que hacer recortes en el gasto público a varios programas que benefician a millones de mexicanos, Prospera, inversión en educación, en salud”, añadió