Por Patricia Moreno Sánchez

En rueda de prensa Alejandro Ramírez Campos, presidente de la Asociación Cultural y Recreativa para la Proyección del Invidente Puebla A.C (ACRIP) informó que esta asociación podría desaparecer por falta de apoyo para atender a personas débiles visuales. Refirió que este año se dieron de baja a 25 beneficiarios por falta de recursos para pagar sus tratamientos, actualmente solo se atienden 52 personas.
Ante este panorama que estiman se agudizará, solicitó apoyo de las autoridades estatales y municipales para que les otorguen algún subsidio que cubra parte de los gastos de la agrupación y los servicios gratuitos que dan a invidentes. Agregó que esperan ser escuchados.
Ramírez Campos dio a conocer que en Puebla se estima un registro de 10 mil poblanos con algún tipo de debilidad visual; de los cuales, entre 2 mil y mil 500 perdieron la vista en su totalidad.
Al mismo tiempo lamentó que en Puebla como en el país no existe una cultura de respeto a este sector vulnerable, lo cual les expone a diversos riesgos y discriminación, al señalar que en el trasporte al menos 10 personas han sufrido accidentes en lo que va de este año.
Agregó que la movilidad en Puebla para los ciegos sigue siendo difícil con al menos tres obstáculos: arquitectónicos, físicos y humanos, ya que las personas son indiferentes a las necesidades de los invidentes.