• Fueron asesinados durante el pasado fin de semana dentro de su casa en el municipio de Huauchinango; presumen que el móvil pudo ser el robo.

 

Odilón Larios Nava. – Padre e hijo fueron asesinados dentro de su humilde casa en la comunidad de Tlalcoyunga El Alto, en el municipio de Huauchinango. Un familiar, al no tener noticias de ellos desde hace varios días, acudió a visitarlos y se percató que del interior de la vivienda emanaba un fuerte hedor a cuerpo en descomposición.

Los indicios encontrados en el lugar y el hecho de que estas personas no tuvieran problemas con nadie, sugieren a las autoridades que el móvil del doble asesinato pudo ser el robo, debido a que en el interior de la casa se observó que hacían falta muchas cosas de valor.

Fue el pasado lunes alrededor de las seis de la tarde cuando el sobrino del hombre mayor acudió a visitarlos y se percató de lo que había ocurrido. No perdió tiempo y dio aviso a las autoridades policiales y ministeriales.

Los ahora occisos son Tomás Barrientos Cabrera, de 66 años y Aciano Barrios Ortiz, de 44 años, padre e hijo. Su familiar indicó a las autoridades que la última vez que entabló comunicación telefónica con ellos fue el pasado jueves.

Después de eso no volvió a tener noticias de su tío y primo y por ello acudió a visitarlos el pasado lunes, y fue cuando descubrió el doble asesinato.

Los agentes ministeriales de Huauchinango acudieron para realizar las diligencias del levantamiento del cadáver e iniciar las investigaciones de rigor. Los cuerpos presentaban lesiones aparentemente ocasionadas con un machete y con algún objeto contuso.