El Gobierno de la República trabaja en la consolidación de un México de leyes y en paz, aseguró el presidente Enrique Peña Nieto, durante la develación de la placa conmemorativa por el Bicentenario de la Constitución de Apatzingán, en Michoacán. Así mismo dijo que “Nuestra Constitución reconoce los derechos humanos como su base”.
Destacó la importancia de la vigencia del Estado de Derecho pues es indispensable para que los mexicanos gocen de sus libertades, “En un Estado cuyo fin es, precisamente, el de promover, respetar y garantizar los derechos humanos reconocidos por la Constitución y los tratados internacionales que forman parte de nuestro orden jurídico”.
Por lo anterior mencionó que también en Michoacán y el municipio de Apatzingán cuentan con el respaldo del Gobierno de la República para fortalecer sus instituciones y el respeto a la ley, y por consiguiente recuperar la seguridad y el bienestar de su gente.
Indicó que la Constitución y las normas jurídicas que de ella emanan “señala las obligaciones de las autoridades, al establecer el deber básico e irrenunciable de todo servidor público, el de cumplir y hacer cumplir la ley”.
El titular del Ejecutivo afirmó que el compromiso del gobierno de la República con la ley se ve reflejado en el impulso a las reformas estructurales ya que tienen el objetivo de ampliar el reconocimiento de los derechos de todas las personas y garantizar la aplicación de la ley.
Destacó el Código Nacional de Procedimientos Penales que cierra espacios a la impunidad y que permitirá acelerar la implementación de los juicios orales en nuestro país.”.
Finalmente Reconoció la labor de las Fuerzas Armadas del país por apoyar las labores de seguridad al interior del país “instituciones leales y al servicio de la nación, los mismo que las dependencias federales encargadas de la seguridad y procuración de justicia”.