Por Patricia Moreno Sánchez

Ante cientos de fieles católicos y en un ambiente espiritual con incienso, el Santo Crisma y oraciones, Monseñor Víctor Sánchez Espinosa Arzobispo de Puebla consagró el nuevo templo de Santa Teresita del Niño Jesús.
Monseñor refirió que a unos días de la fiesta de Santa Teresita del Niño Jesús se bendijo y consagró este templo para la oración, el culto divino y la celebración de la Santa Misa. Agregó que este es un nuevo espacio digno y bello que será la casa del Señor.
“Este templo es un lugar digno y bello, es la Casa del Señor, es la Casa de Oración. Es donde la comunidad vendrá a alimentarse de la palabra, del Cuerpo y de la Sangre de Cristo”
Posterior a estas palabras monseñor Sánchez Espinosa, procedió a realizar el rito de la consagración del templo, que se inició con la bendición de los muros con el agua bendita, el presbiterio, el altr. Posteriormente ungió con sus manos el altar con el Santo Crisma, una vez purificado se colocó el mantel, las velas que son un signo de alegría, y para adornar se colocaron las flores.
“Consagramos el altar y lo dedicamos a la iglesia, para ello se purificaron los materiales y rociamos las paredes con el agua bendita, y ungimos el altar con el Santo Crisma perfumado de la salvación, ese es el acto penitencial. El altar estará consagrado a la celebración de la santa misa, el altar simboliza a Cristo, por ello el sacerdote debe besarlo antes de iniciar la misa, que es el mismo cristo que desde este lugar se nos dará en su cuerpo y en su sangre”
Comentó que en los primeros cuatro primeros siglos de la religión católica no existía un espacio litúrgicos para la celebración de los santos misterios, la comunidad se reunía en la Domus Eglesi (casa doméstica) es decir la casa de uno de los hermanos que prestaba su vivienda, donde se colocaban los signos propios para la celebración.
Agregó que eran tempos de persecución por lo que se tenían que reunirse en las catumbas, era el lugar para sepultar a los difuntos, empero se convirtieron en espacios de celebración eucarística. Principalmente parta celebrar el bautismo y las exequias.
Agregó que a partir del siglo IV con la Paz Constaniniana, los cristianos comenzaron a construir lo que se les llamaba Memorias, es decir pequeñas capillas y después grandes basílicas, continuó explicando que a lo largo de 20 siglos la iglesia que es la comunidad cristina ha construido oratorios, capillas, parroquias, catedrales, y básicas dedicadas a Jesucristo. Refirió que siempre se ha procurado que los elementos de estos espacios religiosos han sido lo más digno para adorar a Nuestro Señor Jesucristo.
“Por eso una encomienda que le hice al padre Mariano, que además de fortalecer el Evangelio y le encomendé que junto con la comunidad continuará con la obra que estaba por años detenida, por ello agradezco a la comunidad y, a los sacerdotes que ahora podamos ofrecer al Señor esta nueva iglesia, digna, bella y que estamos consagrando”.
Para la construcción de este nuevo templo fue una inversión de 3 millones de pesos en la última etapa, debido a que se realizó por etapas y su construcción tardo alrededor de 15 años, el terreno fue donado y los recursos se reunieron con la colaboración de la comunidad católica, con rifas, boteo, donativos.
El templo está concluido, falta por terminar el campanario, las bancas, entre otros detalles, este nuevo templo tiene capacidad para alrededor de 500 personas, y el antiguo templo solo tiene capacidad para 200 personas.