EL distinguido pianista Arthur Hanlon, estrena “Huapango”, extraído de su disco “Viajero”, producción editada por Sony Music.
Dentro del recorrido musical que realizó por ocho países en busca de los temas emblemáticos que formarían parte del material que hoy se titula “Viajero”, un proyecto musical y audiovisual único en la historia, Arthur Hanlon visita México con el sentimiento de exploración de los verdaderos aventureros.
Ahora nos invita a descubrir “Huapango”, del compositor mexicano José Pablo Moncayo, una obra sinfónica fuertemente asociada a la producción cultural de nuestro país, reinterpretada con frescos arreglos por grandes músicos y Arthur al piano. El video de “Huapango” fue filmado en México, capturando los colores y esencias de nuestro querido país.
SOBRE VIAJERO: Armado con su piano y un equipo de filmación, Arthur visitó España, Portugal, Italia, Brasil, Argentina, Colombia, Cuba y por supuesto, México. En cada lugar se reunió con los mayores exponentes de su música, llevándonos así por España, desde Madrid hasta las calles de Algeciras, Cádiz, lugar donde nació Paco de Lucía; en Italia buscando el amor por los caminos de Roma, la ciudad eterna; en Brasil encontrando los orígenes de la hermosa “Manhá de Carnaval” en las favelas de Río de Janeiro; en Colombia, hablando con Carlos Vives y visitando las escuelas de tambores en las playas y barrios de Cartagena y sus alrededores para hallar la cuna de la cumbia colombiana; y en México, donde su encuentro es con el maestro Armando Manzanero para platicar de “Somos novios” y hacer el descubrimiento de “Huapango”.
“El idioma de la música abrió las puertas para encontrar gente fascinante, sus historias y descubrir y celebrar culturas, costumbres y la vida en varias esquinas del mundo. Para mí, fue una experiencia alucinante” afirma Arthur.
El resultado es una colección de 11 grandes canciones del repertorio latino: “Huapango” de Moncayo, “Entre dos aguas” de Paco de Lucía, “Somos novios” de Armando Manzanero, “Un giorno per noi” del Maestro italiano Nino Rota, “Oblivion” de Astor Piazolla y “Siboney” de Ernesto Lecuona son apenas algunas de las composiciones que se encuentran magistralmente revisitadas y revestidas en este gran material, grabando cada una en su lugar de origen.