Al informar que en los próximos 15 días se instalarán 60 módulos de separación de basura en Ciudad Universitaria (CU), el Rector Alfonso Esparza Ortiz puso en marcha el proyecto Universidad Verde, como parte del programa Manejo Integral de Residuos (MIRU) en Ciudad Universitaria, cuya meta es reciclar este año la mitad de los residuos generados en ese campus.
Al inaugurar la estación de separación de desechos a un costado de la explanada de Rectoría, en CU, explicó que al mes se prevé reunir 27 toneladas de papel y cartón, 350 mil botellas de PET, 2 toneladas de aluminio, 4.5 toneladas de residuos orgánicos, como pasto y hojarasca, para obtener 1.3 toneladas de abono orgánico destinado a las áreas verdes en ese campus.
Acompañado por el secretario Administrativo de la BUAP, Manuel Sandoval Delgado, y representantes de las empresas Hengsheng Plastic MX Latinoamérica, Reciner-México y Green Carson, Esparza Ortiz informó que se realizó un programa de capacitación y entrega de botes recolectores a las 19 cafeterías y establecimientos de alimentos, ubicados en Ciudad Universitaria, para que se sumen al programa MIRU, que en un mes logró separar 4 toneladas de residuos orgánicos y 150 litros de aceite vegetal, cuya transportación y destino final está a cargo de las empresas Green Carson y Reciner-México.
En la ceremonia efectuada en la terraza de la Sala de Audio y Video de Ciudad Universitaria, se entregó el “Distintivo Verde” a la cafetería ubicada frente a este espacio, como reconocimiento a su compromiso con el MIRU. De igual forma, se otorgarán estos distintivos al resto de los establecimientos de alimentos que están comprometidos con el programa, en beneficio del medio ambiente.
En Ciudad Universitaria, el Rector inauguró una máquina biorecicladora, la cual se suma a la instalada en el Complejo Cultural Universitario. Tan sólo en los últimos 15 días se ha logrado separar más de 9 mil 200 botellas de PET. Además, alumnos, maestros, trabajadores y visitantes utilizan esta máquina que recibe la basura de PET y les genera un beneficio monetario, pues cada vez que se deposita un envase de plástico o aluminio, se reciben puntos en una tarjeta payback, canjeables por productos en diversos establecimientos comerciales.
Finalmente, Esparza Ortiz afirmó que el deterioro ecológico del planeta exige de acciones que contribuyan a generar una nueva relación con el entorno, modificando hábitos, además de programas que favorezcan la conservación de los recursos naturales.
Por otra parte, la delegación federal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) postuló a la BUAP al Premio al Mérito Ecológico 2015, por su Programa Institucional de Desarrollo Sustentable Universitario, en la categoría educación no formal. El objetivo es reconocer a instituciones y organizaciones, públicas y privadas, que realicen programas y acciones en materia ambiental, con impacto en el desarrollo sustentable de México.
Asimismo, la Institución ha sido postulada al XXI Premio de Ecología y Medio Ambiente “Miguel Alemán Valdés” y a los Premios Stephan Schmidheiny 2015.