Por Jesús Lemus/Puebla

Todavía no asume la diputación federal del PRI y Alejandro Armenta Mier no se “anota, ni se borra” para competir por la gubernatura del estado de Puebla, bajo el argumento de que los “soldados” deben ser útiles para el instituto tricolor.
Aunque no especificó si sería para 2016 o 2018, el priista mencionó que sí le interesa ser candidato del PRI al gobierno de Puebla, pero tampoco está obsesionado con la idea, al dejar en claro que primero está el proyecto de partido, por encima de cualquier situación personal.
Incluso, dijo que si el partido lo llamara para la “lucha” a fin de competir por Casa Puebla, estaría realizando una asamblea en el distrito VII de Tepeaca, para conocer si los poblanos le autorizan competir por el referido cargo de elección popular.
Dejó en claro que lo anterior dependerá de la decisión que tome su partido; por lo tanto, en estos momentos está enfocado en cumplir con su encomienda de diputado federal a partir del 1 de septiembre próximo.
“Yo tendría que ir a una asamblea al distrito de Tepeaca para pedir autorización y si me lo dan yo participaría, aunque quiero dejar en claro que hablo de un caso hipotético (…) Sí me interesa la candidatura, pero no tengo obsesión, ahorita estoy enfocado a mi labor de diputado federal”.
Asimismo, mencionó que si los priistas Blanca Alcalá Ruiz, Enrique Doger Guerrero, Juan Manuel Vega Rayet, Alberto Jiménez Merino o cualquier otro, tiene las condiciones de recuperar Casa Puebla, todos los priistas deberán sumarse a ese proyecto.
Cabe señalar que su declaración fue después de la reunión con Víctor Manuel Giorgana Jiménez, diputado federal electo por el distrito XII de la capital poblana.