• Ambos inmuebles estaban dentro de las respectivas comunidades por lo que los vecinos se alarmaron por el riesgo inminente.

Odilón Larios Nava.- En los municipios de Tlaltenango y Acajete se registraron dos fuertes incendios en inmuebles particulares en donde presumiblemente, y según las afirmaciones de los vecinos, se resguardaba combustible robado en los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).
Uno de estos incendios se reportó al 911 alrededor de las 17:30 horas de este jueves. Los reportes ciudadanos informaron que en la comunidad de San Pedro Tlaltenango, ocurría un incendio en un domicilio de la calle Domingo Arenas y calle Aldama.
En comunicación con diversos medios de comunicación, los propios vecinos indicaron que se trataba de un lugar de huachicoleros, en donde se almacenaba combustible porque era un sitio donde se vendía hidrocarburo de procedencia ilegal.
La columna de humo era muy densa y visible desde varios kilómetros a la redonda. Las autoridades de bomberos y policiales informaron después que en el lugar se combustionó una camioneta tipo estaquitas, donde además se quemaron 20 contenedores de mil litros cada uno, que presumiblemente estaban abastecidos con combustible robado en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).
En este caso no se reportaron personas lesionadas ni víctimas mortales. Al suscitarse el incendio en la comunidad muchas personas se alarmaron porque temían que las llamas se expandieran y dañaran sus viviendas.

OTRO OCURRIÓ EN LA MAGDALENA TETELA, ACAJETE

Vecinos de La Magdalena Tetela, en el municipio de Acajete, indicaron que en una extalachería, alrededor de las 15:00 horas, comenzó a desencadenarse un intenso incendio. Los testigos consultados afirmaron que se trataba de un lugar en donde se almacenaba combustible de procedencia ilícita.
En la primera etapa el incendio abarcó un cuarto de cuatro por cuatro, donde los entrevistados indicaron había entre tres y cuatro bidones con hidrocarburo. En este primer momento los propios huachicoleros trabajaron para tratar de contener el fuego y lograron aparentemente sofocarlo.
Pero cerca de una hora después, es decir 16:30 horas se escuchó una fuerte explosión y esta vez las llamas fueron más intensas. Sólo llegó la policía municipal de Acajete quien informó que en el lugar se combustionaban llantas, lo cual fue desmentido por los vecinos, quienes aseguran que era combustible lo que se quemaba.
Piensan que en el lugar había una cisterna con combustible de procedencia ilícita porque “los huachicoleros andaban muy nerviosos, andaban de arriba abajo, haciendo todo para tratar de apagar el fuego”.
El incendio se prolongó por horas, las llamas dañaron cables de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y de telefonía. Fue alrededor de las siete de la noche cuando el fuego había disminuido, cuando los huachicoleros consiguieron un camión y con el derribaron la casa de adobe y al caer, la tierra logró apagar el fuego.
Cabe señalar que en cierto momento llegaron bomberos para apoyar a sofocar las llamas, pero los huachicoleros los corrieron, se mostraron agresivos incluso a un bombero de Tepeaca le rompieron su celular.
Los delincuentes también les rompieron el celular a varios de los jóvenes que tomaban fotos y grababan videos. Eran cerca de 30 los delincuentes rijosos, por lo que los agredidos no pudieron poner resistencia.