+ Firmeza contra el delito de robo de combustible, sentencia el gobernador Tony Gali
+ Delincuentes usaron a mujeres y niños como escudo
+ El mandatario advirtió que quienes encubren a delincuentes, se convierten en delincuentes
+ Que el Estado tome el control de los municipios, opina el senador Miguel Barbosa
+ El Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong expresó respaldo del gobierno federal a Puebla
– En respuesta, pobladores cerraron autopista Puebla-Orizaba por cuatro horas
– En el operativo participaron 600 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Seguridad Pública y se a los que se anexaron 400 elementos más, dos helicópteros y vehículos artillados.

Odilón Larios Nava.- Los violentos enfrentamientos, entre huachicoleros y elementos del Ejército Mexicano, ocurridos la noche del miércoles, en Palmarito Tochapan, en el municipio de Quecholac, cobraron la vida de 4 elementos de las fuerzas castrenses y de 6 personas presuntamente vinculadas al robo de hidrocarburo.
El reporte oficial de las autoridades poblanas y de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) también indicó que hubo 11 militares lesionados y un policía estatal herido, así como 14 probables huachicoleros detenidos. Lo anterior fue informado durante una rueda de prensa encabezada por el Gobernador del Estado, Toni Gali Fayad y miembros de su gabinete.
El informe oficial de los hechos se hizo en Casa Puebla, donde el gobernador y el titular de la Secretaría General de Gobierno, Diodoro Carrasco Altamirano, así como del Fiscal General del Estado, Víctor Antonio Carrancá Bourgert, hicieron el recuento de las acciones hasta las 13:00 horas de este jueves.
El gobernador fue firme en este tema. Luego de ofrecer el pésame a las familias de los soldados que perdieron la vida en cumplimiento del deber, combatiendo a los ladrones de combustible, mencionó: “No nos temblará la mano para seguir salvaguardando a las y los poblanos”. Además afirmó que no se dará “ningún paso atrás, no se le dará paso a la tolerancia a la delincuencia”.
Toni Gali ratificó que los operativos por parte de la SEDENA, Gendarmería y Policía Estatal, no sólo continuarán en la zona del Triángulo Rojo, sino que además se incrementarán. La mentó la descomposición del tejido social, y el que ahora los padres de familia expongan las vidas de niños y mujeres utilizándolos como escudo humano, como carne de cañón.
El ejecutivo poblano afirmó que las “caravanas” de salud, protección civil, y de apoyos a las comunidades del Triángulo Rojo continuarán, porque esperan incidir en las familias para recomponer el tejido social que se ha dañado en esas comunidades. Estas acciones continuarán a la par de los operativos.
En su intervención Carrasco Altamirano, informó el saldo de los enfrentamientos: cuatro militares muertos, 6 civiles relacionados con el huachicol abatidos – entre ellos una mujer y un adolescente de 17 años –, así como 11 militares heridos y un policía estatal lesionado, además de 14 detenidos, todos ellos hombres.
También informó del aseguramiento de diversas camionetas y armamento, aunque no precisó cuántas armas y cuántos vehículos. Pero afuera de la Fiscalía General del Estado (FGE) donde fueron trasladados los detenidos había tres vehículos, una camioneta pick up, color rojo y una pick up, blanca, dos motocicletas y una Spark, negro, asegurados durante los enfrentamientos.
El titular de la Secretaría General de Gobierno, confirmó que los huachicoleros utilizaron durante el enfrentamiento dos camionetas blindadas. También utilizaron armas de grueso calibre.
Precisó que intervinieron 600 elementos del 55 Batallón y que después se sumaron 400 elementos de la Policía Estatal, así como dos vehículos de tierra artillados, y dos helicópteros que sobrevolaron la zona.
Por su parte el fiscal, Carrancá Bourget, confirmó que se están integrando las carpetas de investigación en contra de los 14 detenidos, por lo que respecta a los delitos del fuero común que se les acusa a estas personas. También informó que dio parte a la Procuraduría General de la República (PGR) para que atraiga el caso en lo que respecta a los delitos del orden federal que se les imputan.
Carrancá mencionó que los huachicoleros que atacaron a los militares son de una banda local que opera en Palmarito – el cual no está relacionado con El Bukanas – y el cual ya cuenta con orden de aprehensión, por lo que lo tienen perfectamente ubicado.
Cabe señalar las instalaciones de la FGE fueron fuerte mente custodiadas por cerca de 100 militares y al menos unos 30 policías del estado, apostados de forma estratégica previniendo cualquier ataque por el grupo de delincuentes al que pertenecen los detenidos, esto debido a que ahí se tenían a los 14 detenidos.
Alrededor de las 12:00 horas tres de los detenidos, quienes presentaban rozones de arma de fuego, fueron extraídos de la Fiscalía en una Unidad de Incidentes Masivos, la UMS033 de SUMA, para ser llevados al Hospital de Traumatología y Ortopedia del Sector Salud, esta unidad fue fuertemente resguardada por elementos de la policía ministerial y la estatal.

HUACHICOLEROS SE VICTIMIZAN

Como si no hubieran matado a cuatro militares, los huachicoleros y sus familiares, así como habitantes de Palmarito Tochapan, se victimizaron este jueves, cuando dieron una versión insostenible a los medios de comunicación, que los militares sólo entraron a disparar contra todos a la comunidad.
Dijeron que una mujer de nombre Felipa Olalla Jiménez, 42 años de edad, quien es campesina, no tenía nada que ver en los hechos y recibió un balazo en la frente durante el primer enfrentamiento y esto le cobró la vida de forma casi instantánea.
Por ello intentaron manifestarse por la mañana en el centro de Palmarito Tochapan, pero por medio del operativo del Ejército, policía estatal, Gendarmería, Policía Federal y ministerial, esto se impidió mediante una breve trifulca en donde las autoridades usaron gas lacrimógeno para que el grupo de personas se dispersara.
Por ello las personas, un grupo de aproximadamente 100 individuos, acudió a cerrar la autopista Puebla-Córdoba, a la altura del kilómetro 187 en ambos sentidos, donde colocaron llantas y las incendiaron.
El cierre comenzó alrededor de las 11:30 horas y culminó a las 16:30 horas, cuando fue reabierta la circulación en ambos sentidos.
Los pobladores exigían el retiro de las autoridades militares y policiales de la población, la entrega de los cuerpos de los occisos civiles y que cesaran los operativos en la región. A la entrega de los cuerpos las autoridades estatales se comprometieron a hacerlo lo más pronto posible. Pero en los otros temas fueron enfáticos en afirmar que la seguridad no se negocia.
Por la tarde noche la situación quedó en tensa calma en Palmarito Tochapan, donde informaron las autoridades que los operativos contra el robo de hidrocarburo continuarán.