Es el primero en Latinoamérica en obtener esta acreditación que avala la gestión documental de su acervo
Como parte de los procesos de mejora y calidad, el Archivo Histórico Universitario de la BUAP recibió la certificación de la Norma ISO 30301:2011, que avala la gestión documental de su acervo, tanto en papel como en formato electrónico. Con ello, se convirtió en el primero de América Latina en recibir esta acreditación.
En el Aula Virtual del Complejo Cultural Universitario, donde se dieron cita directores de unidades académicas, el Rector Esparza Ortiz destacó que este reconocimiento demuestra el compromiso de lograr buenas prácticas a corto y mediano plazo, mismas que podrán reproducirse en la Institución para asegurar el control y manejo de la información que se genera. Además, favorece la protección del patrimonio documental.
“El manejo de nuestros archivos es un aval de la calidad, que replica las buenas prácticas realizadas en otras dependencias, para asegurar el buen manejo de las tareas administrativas”, precisó.
Con un vasto patrimonio, para la BUAP es indispensable garantizar una adecuada gestión de dicho acervo y la certificación permite asegurar la prestación de mejores servicios, dijo.
Más tarde, el Rector Alfonso Esparza Ortiz entregó reconocimientos al personal del Archivo Histórico Universitario que participó en dicho proceso de certificación.
María del Pilar Pacheco Zamudio, directora del Archivo Histórico Universitario, señaló que conscientes de la necesidad de controlar y proteger la información, así como el patrimonio que resguarda esta dependencia, encabezados por la ex directora Georgina Maldonado Lima, el personal trabajó en equipo hasta obtener en noviembre del 2015 la certificación con la Norma ISO 30301:2011.
Tras comprometerse a mantener las directrices de esta norma, señaló: “Para nosotros la certificación no ha sido un fin, sino un medio para hacer mejor nuestro trabajo cotidiano en la gestión documental, ya sea un soporte papel o electrónico”.
La Norma ISO 30301:2011 permite regular la producción, circulación y uso de los documentos elaborados y recibidos, lo cual fortalece las acciones administrativas; también contribuye a la transparencia y rendición de cuentas. Tiene como finalidad apoyar a las organizaciones en la consecución de sus objetivos y está basada en una política de gestión documental que permite la medición de los resultados de la organización.
Además, esta norma facilita corroborar el cumplimiento de la empresa de los requisitos relativos a control de documentos de otras normas, como los estándares ISO.