Odilón Larios Nava.-

Durante un baile suscitado la madrugada del pasado domingo, en calles de la colonia Villa de Reyes, un joven de escasos 19 años de edad, fue ultimado brutalmente a puñaladas.
Los hechos ocurrieron alrededor de las 3:30 horas del pasado domingo, cuando Luis Adrián Pacheco Caselín, de 19 años, había asistido a un baile, al nororiente de la ciudad.
Fueron vecinos de la avenida Las Torres, quienes escucharon el zafarrancho y se percataron que derivado de todo ese tumulto, había un hombre herido de muerte justamente en la intersección de la calle Portillo y la Prolongación Abasolo.
Al ver la trágica escena, los testigos pidieron auxilio al número de emergencias del 066, acudiendo a la zona efectivos estatales y municipales, así como paramédicos de SUMA, quienes pese a la demora de su arribo, encontraron con débiles signos vitales al joven.
Con ese estado delicado en que yacía Pacheco Caselín tendido sobre la carpeta asfáltica, le brindaron reanimación cardio pulmonar (RCP) durante un lapso de 25 minutos, sin embargo todo fue en vano.
De manera extraoficial trascendió que el ahora finado presentaba diferentes heridas, incluyendo una a la altura del corazón, inferidas con pica hielo, además de que tenía los labios quemados, con señal de que había sido torturado.
Otras versiones refirieron que una camioneta blanca pasó por el lugar y le atropelló un pie al hoy occiso, por lo que un buen samaritano tomó unas piedras y las colocó a los extremos del cuerpo para evitar que alguien más lo embistiera.
Fue el agente del Ministerio Público, quien se encargó de las investigaciones y la recopilación de indicios que se hallaban en el lugar, pues habían partes de tela y pedazos del cinturón quemados. Cerca de las 5 de la mañana el servicio médico forense realizó el levantamiento del cuerpo.