Por Jesús Lemus/Puebla

Diputados del PRI y PRD condenaron que se dictaminaran en fast track un paquete de 299 cuentas públicas, demostrando así que estos ejercicios fiscales se utilizaron como garrote político en la víspera de iniciar la campaña para renovar el gobierno del estado de Puebla.
En la última sesión correspondiente al primer periodo de actividades del Congreso local, el diputado del PRI, Pablo Fernández del Campo, calificó la aprobación de cuentas públicas como una medida “apocalíptica”, ya que nunca se habían dictaminado tantos ejercicios fiscales en un solo día.
Condenó que la mayoría de fracciones parlamentarias se hayan opuesto a su propuesta, que consistió en retirar de la orden del día el dictamen de las 299 cuentas públicas, entre las que destaca la aprobación e inicio de responsabilidades de sujetos que malversaron recursos públicos.
Las cuentas públicas que se dictaminaron en fast track por parte de los diputados locales, corresponden a los ejercicios fiscales 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014.
Entre los ejercicios públicos más representativos, se ubican los últimos 45 días del 2014 de la gestión encabezada por Eduardo Rivera Pérez, dejando pendiente una sola cuenta pública que corresponde al 2013.
Asimismo, se dictaminó el primer ejercicio fiscal de Antonio Gali Fayad, quien dejó hace unas semanas la presidencia municipal de Puebla para asumir la candidatura del PAN al gobierno del estado.
La cuenta pública 2014 del alcalde de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa Torres, se suma al paquete de aprobaciones, misma que fue criticada por la diputada local del PRD, Socorro Quezada Tiempo, quien opinó que se trató “de un premio para el edil”, luego de que hace unos meses desde el Poder Legislativo se pidió su salida al frente de la gestión municipal.