Desde el inicio de su sexenio, para el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, el campo ha sido una prioridad, lo que se demuestra con el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) agroalimentario, el cual registró un crecimiento de 6.3 por ciento de enero a mayo del año en curso.
En el marco de la presentación en Puebla del libro “Logros son Verdades, Un Viaje por los Campos y Mares e México”, Alberto Jiménez Merino, Delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) en el estado, resaltó que en los últimos tres años del gobierno federal, el campo poblano ha recibido más de 4 mil 900 mdp, lo que ha permitido obtener resultados positivos en materia agropecuaria y pesquera en esta entidad.
Destacó que para atender la alimentación de las familias más desprotegidas y desarrollar proyectos productivos que les generen mayores y mejores ingresos por medio de la capacitación y asistencia técnica, el Gobierno de la República está invirtiendo en Puebla, a través del Proyecto Estratégico de Seguridad Alimentaria (PESA), un monto por más de 665 millones pesos en lo que va del sexenio. Es importante señalar que en este proyecto participan la FAO con asesoría, el gobierno del estado y la SAGARPA.
“Conociendo la importancia del campo mexicano, ya que somos el 14to. lugar en producción de alimentos, de 242 países, y que además es la principal fuente de alimentos, empleo y riqueza para un tercio de la población, el Presidente de la República instruyó al Secretario de la SAGARPA a simplificar las reglas de operación, agilizar su publicación, y fortalecer en 11 programas y 62 componentes los apoyos para los productores.
“Otro programa que se ha visto fortalecido durante esta administración es el PROAGRO Productivo ya que, además de los mil 576 millones de pesos que se han entregado a productores, se están realizando importantes acciones de Capacitación y Asistencia Técnica para la tecnificación y el mejoramiento parcelario que permita lograr la seguridad alimentaria, elevar rendimientos, bajar costos, vender mejor y aumentar ingresos”, agregó Alberto Jiménez Merino.
El funcionario del Gobierno de la República enfatizó en la importancia que el agua tiene no sólo para el campo, si no para la vida cotidiana, por lo que a través de obras de conservación y aprovechamiento del agua en zonas áridas del estado se invierten 125 millones de pesos. La sanidad e inocuidad agroalimentaria está cubierta también con 189 millones de pesos.
En lo correspondiente a los recursos en concurrencia que asciende a un monto total de 727 millones 500 mil pesos, el gobierno federal aporta al campo poblano 582 millones de pesos, equivalentes al 80 por ciento del total, y con 20 por ciento estatal, para atender las necesidades de los productores poblanos.
Destaca también, dentro del Componente de Atención a Desastres naturales en el Sector Agropecuario y Pesquero, la contratación de un Seguro Agropecuario Catastrófico para apoyar a productores rurales de bajos ingresos en caso de siniestro en 217 Municipios en una superficie de 924,923 has., para los cultivos de maíz, frijol, sorgo, haba y cebada; así como de cultivos perennes como durazno, café, naranja, caña y la protección de 22,750 unidades animal. Para lo anterior el Gobierno del Presidente de la República cubrió una prima de 678 millones 450 mil con una aportación del estado por 127 millones 997 mil pesos.
“En lo correspondiente –dijo–a la agricultura familiar rural, urbana y periurbana, la cual nos está ayudando a revertir la pobreza, la SAGARPA ha invertido 34 millones 433 mil pesos en la entrega de paquetes de huertos familiares para la producción de hortalizas, módulos para la producción cunícola y sistemas para la captación de agua de lluvia, todo ello con la finalidad de promover la agricultura en zonas urbanas y periféricas”
Es importante destacar que para aprovechar el potencial regional para la producción de frambuesa, zarzamora e higo, entre otros, en Puebla se realizaron encuentros entre productores que ya cultivan estas frutas así como con productores interesados con el objetivo de aprovechar la oportunidad de exportación de estos productos hacia los países del norte así como algunos europeos.
Actualmente, en el estado se están empezando a realizar acciones de diversificación productiva las cuales permitan dar a los productores cultivos de mayor rentabilidad. Ejemplo de estos trabajos son la validación del cultivo de quínoa, a través del establecimiento de 126 parcelas demostrativas en 54 municipios de las diferentes regiones del estado. A la fecha el comportamiento ha sido excelente con muy buenos resultados de germinación y desarrollo.
Finalmente, agregó el Delegado de SAGARPA en Puebla, el apoyo con las otras instituciones federales es muy importante pues el trabajo conjunto permite apoyar de manera integral a los poblanos. “Es por ello que con la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) firmamos un acuerdo de colaboración para que de manera coordinada se realicen estrategias y acciones conjuntas para promover y proteger los derechos de los productores del campo; de igual forma con PROSPERA, se establecieron huertos familiares en el municipio de Puebla, con la finalidad de que las familias de las colonias, unidades habitacionales y juntas auxiliares, inicien con la producción de sus propios alimentos en beneficio de su salud y de su economía.
Al evento, el cual se realizó en la Unidad de Seminarios de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, asistieron más de medio millar de productores, académicos, delegados federales y público en general, además de contar con la presencia de Francisco Javier Valverde, en representación de Marcos Bucio Mújica, Oficial Mayor de la SAGARPA.