El Gobierno de México establecerá contacto individual con familiares y víctimas de la tragedia en Tlahuelilpan, Hidalgo, a nombre del presidente Andrés Manuel López Obrador para garantizar respaldo y acompañamiento en esta difícil situación. Además, el Ejecutivo federal iniciará un recorrido a lo largo de las poblaciones aledañas a los ductos para implementar un Plan de Bienestar integral que se traduzca en una vida digna para un millón de familias.

 

Al encabezar la cuarta rueda de prensa para informar los avances del gobierno federal en la atención a las víctimas de la tragedia, el mandatario dio a conocer que, por razones humanitarias, recibirán todo el respaldo institucional que sea necesario, e informó sobre la manera en que se llevará a cabo:

 

“Esto va más allá de lo material, tiene que ver con lo humano, y no hay límites. No está condicionado a ningún procedimiento administrativo, a lo material. Van a contar los familiares de las víctimas con todo el apoyo, y ya instrumentamos un plan con este propósito de atención personalizada, familia por familia, ya se está actuando.

 

“No puedo decir más por razones, esto se está tratando con mucha delicadeza, pero la instrucción es hablar con cada familia de parte del presidente de la República. Cada familia va a ser atendida de manera directa.”

 

Plan de Bienestar busca aislar a los verdaderos responsables

 

Agregó que el gobierno federal afina los últimos detalles para iniciar un plan dirigido a las poblaciones aledañas a los ductos que suministran combustible, con la idea de debilitar a los verdaderos responsables del saqueo que le ha costado al país al menos 65 mil millones de pesos anuales:

 

“Necesitamos el apoyo de los pobladores para ir aislando a los que han hecho de esta actividad ilegal, riesgosa, inhumana, un lucro”.

 

Se trata de un Plan de Bienestar integral que será llevado a dichas comunidades por el propio mandatario en un recorrido que iniciará la próxima semana: “Estamos incluyendo más de 80 municipios y contemplamos apoyar a más de un millón de familias con esta opción”, detalló.

 

De esta manera se afianza la estrategia nacional para erradicar el robo de combustibles, que también incluye “mantener la vigilancia y ampliar la capacidad de transportación de combustible para no estar dependiendo sólo de los ductos; que podamos abastecer con pipas, estaciones de distribución de gasolinas, de diésel”.