• Tras el recorte presupuestal anunciado por el gobierno federal, el gobierno de la capital también ajustará gasto corriente

Ante el recorte anunciado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de más 31 mil millones de pesos, el ayuntamiento de Puebla también se apretará el cinturón implementando medidas de austeridad como la reducción de telefonía celular entre otros.
En entrevista, el presidente municipal, Luis Banck Serrato, informó que sostendrá una reunión con su gabinete a fin de establecer mecanismos y estrategias para hacer frente a la reducción de recursos federales.
Banck Serrato comunicó que no afectarán ni el gasto social ni la inversión en obra pública, pero sí realizar ajustes para disminuir el gasto corriente.
“Tendremos una reunión con todo gabinete para anunciar un plan de austeridad. Ni obra ni gasto social, se priorizará las obras del ayuntamiento pero vamos a fijarnos en gasto corriente”.
El edil sostuvo que estará ciñéndose también a las medidas que implementará el gobierno del estado a cargo de Rafael Moreno Valle, quien anunció reajuste al presupuesto como el retiro de unidades para subsecretarios y directores respetando seguridad y DIF.
Al final, informó que realizarán las modificaciones necesarias para no dañar a los ciudadanos, pues ellos son la prioridad para la administración municipal.