Este fin de semana, se dará el cerrojazo al calendario regular de la Superliga Femenil, donde el equipo de Ángeles Preuniversitario luchará por quedarse con el liderato general de la competencia, cuando visiten al equipo de San Luis Potosí el próximo domingo. Mientras en casa (en jornada dominical), el cuadro de Morva intentará colarse a la liguilla, con un triunfo ante Estudiantes Querétaro.
El presidente de la Superliga Femenil Leopoldo Ponce de León, confirmó que se cierra una vez más, uno de los torneos más competidos de la historia de este circuito, donde hasta 4 equipos concluyen el calendario regular, con posibilidades de ser las número uno.
“Hemos notado un crecimiento muy claro en la liga y mientras otros circuitos mantienen hegemonía pero por resultados adversos, aquí se aprecian equipos que en lo alto de la tabla, marcan diferencia apenas por los goles conseguidos, pues en puntos cosechan el mismo número y por ello el interés se mantiene hasta la última fecha”, aseveró.
Con 22 unidades cosechadas al momento, el cuadro de Ángeles Preuniversitario, saltará a la cancha de San Luis Potosí a las 14:00 horas de este domingo como visitante, con la consigna de sumar el triunfo y aguardar el partido que tienen pendiente ante Panteras Querétaro, el único faltante de todo el circuito, donde en caso de sumar otra victoria, quedarían solas en la cima.

MORVA EN CASA
Las integrantes de Ángeles Morva tienen claro que sólo el triunfo ante Estudiantes Querétaro, les mete nuevamente en la pelea del último boleto a la liguilla, donde en un acomodo de los equipos, podría ponerles frente a frente con sus hermanas mayores.
Sin embargo, habrá que esperar resultados y por ello el del domingo a las 12:00 horas en la cancha sintética de la Pista de Tartán del Parque Ecológico Revolución Mexicana, será un partido de poder a poder.
Cabe destacar que para este fin de semana, el auxiliar técnico de la entrenadora Angélica Nieto, el experimentado exjugador de los Lobos BUAP, Jorge Fierro, será quien maneje los destinos de Morva en lo que se considera prácticamente “su última carta de liguilla”.