• Testigos mostraron su descontento porque pese al señalamiento directo de las víctimas hacia sus agresores los policías municipales no quisieron proceder.

Odilón Larios Nava.- En el barrio de Jesús de las Maravillas en Acatzingo, se registró un hecho que indignó a los vecinos y testigos, un hombre de 80 años de edad fue vapuleado por su propia hija y tres hombres de su familia. Otro aspecto que también indignó a estas personas fue el actuar de los policías que acudieron, quienes se negaron a proceder en contra de los agresores, argumentaron que como se trataba de un asunto entre familia “no había delito que perseguir”, por lo que no podían detener a los golpeadores.
Estos hechos violentos tuvieron lugar cerca de las nueva y media de la noche del martes en una vivienda situada en la calle 10 Poniente entre la 5 y 7 Norte, del barrio de Jesús de las Maravillas, en Acatzingo.
Las personas que llamaron pidiendo apoyo a los números de emergencias indicaron que en el lugar se registraba una riña. Cuando los policías llegaron se encontraron con la síguete situación: “una mujer conocida como La Güera y tres hombres más, golpeaban al hombre de 80 años, también agredieron a otra hija del ancianito y a su nieta, quienes al ver la golpiza que le propinaban intervinieron y también fueron vapuleadas” indicaron vecinos consultados.
De inmediato los afectados señalaron a los agresores y pidieron a los policías que intervinieran, pero éstos dijeron que no había delito que perseguir. Fue entonces cuando los agresores aprovecharon para retirarse.
Varios varones familiares del octogenario llegaron hasta el lugar y se indignaron con el actuar de los policías, les dijeron que si no iban a proceder legalmente que no intervinieran. Pero exigieron que si ellos cobraran venganza, basados en su mismo argumento que “no había delito que perseguir”, no interfirieran. Ya molestos por la omisión policial les pidieron que se retiraran si no la iban a agarrar en contra de ellos.
Los familiares del ancianito golpeado fueron a buscar asesoría legal para saber cómo debían proceder ante el abuso del que fueron víctimas.
Las personas que nos reportaron lo anterior piden la intervención de las autoridades correspondientes para que metan en cintura a los policías del municipio de Acatzingo, a quienes acusan de no haber hecho respetar la ley.