Dulce Gómez

El Ayuntamiento de Puebla será el encargado de determinar el cambio de derrotero del transporte público en el Centro Histórico, mientras que el Gobierno del Estado únicamente fungirá como regulador, expresó el subsecretario de Infraestructura Estatal, Alberto Vivas Arroyo, al cuestionarle sobre la prohibición de ingreso que actualmente se mantiene, tras el sismo del 19 de septiembre.

En entrevista realizada al salir del Palacio Municipal, el funcionario estatal detalló que será la Gerencia del Centro Histórico y Patrimonio Cultural, así como la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM) las encargadas de dar pauta al reordenamiento de las rutas que circulan por calles aledañas al primer cuadro de la ciudad.

En este contexto, acotó que el objetivo es garantizar la seguridad de los ciudadanos y evitar más daños a los inmuebles.

Aunado a ello, el ex funcionario del Gobierno Municipal enfatizó que también es necesario contar con la disposición del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Empero, antes realizarán un análisis de cómo se modificarán las rutas, en qué calles se evitaría la circulación y dónde se les permitiría transitar.

“Vamos a coordinar esa parte y nosotros como dependencia estatal en el tema de reguladores del transporte público y mercantil vamos a sumarnos a las acciones que ellos determinen (la Gerencia y la SSPTM) en base a las necesidades de los ciudadanos y también para evitar daños”, manifestó.

Por el momento, apuntó que las algunas vialidades están prohibidas para la circulación del transporte público, tras el movimiento telúrico que cimbró a la zona centro de la República Mexicana.