Javier Jiménez Espriú informó que Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo, se reunirá con representantes de Gobierno Federal para analizar las propuestas sobre el nuevo Aeropuerto Internacional de México.

“Los diferentes puntos que nos preocupan: el comportamiento del suelo y su efecto en las instaciones, así como el tema del impacto ambiental, el tema del contro hídrico de la zona, los montos, los costos”, dijo el propuesto como secretario de Comunicaciones y Transportes sobre los temas que se abordarán.

El ingeniero expresó que lo que se busca es una serie de auditorías que harían los técnicos del Gobierno Federal, junto con el equipo propuesto por él, para hacer el análisis de cada uno de los casos “y en función de eso tomar la decisión, entre unos y otros, de cuáles son las opciones posibles y cuánto le cuesta a la nación”.

Jiménez Espriú señaló que serán analizadas también diversas alternativas, como continuar con las obras en los términos actuales con los ajustes necesarios y con el análisis del desarrollo financiero.

Como segunda opción, “si no pudiéramos encontrar mecanismos financieros que fueran adecuados para la nación, analizar la posibilidad de una concesión al sector privado, que llevara la construcción y que viéramos cuándo la termina”, expresó.

Y como última alternativa está la suspensión de la obra “e ir por la alternativa que había propuesto el licenciado López Obrador, de continuar con el aeropuerto actual y desarrollar una terminal con pistas en la hoy base militar de Santa Lucía”.

Con esa tercera opción se aprovecharían el resto de los aeropuertos circundantes en un sistema aeroportuario del Valle de México, que contemplará a los que se encuentran en Toluca en el Estado de México, Cuernavaca en Morelos; y Puebla, Puebla.

Jiménez Espriú aseguró que ambas partes desean realizar esto a la brevedad posible, puesto que los costos aumentarían entre más se retrase, además de que la saturación tampoco puede esperar.

Por otra parte, aclaró que no habrá modificaciones sobre la reforma energética, pero se revisarán los contratos existentes y aseguró que todo aquello que se haga “será absolutamente ajustado a derecho y no habrá ninguna complicación; creemos que con una actitud clara, franca, abierta, recta, honesta y apegada a derecho tendremos una amplia colaboración de participantes”.