El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reiteró su llamado al diálogo y la negociación para buscar una salida a la crisis política en Venezuela.

 

“Tenemos muy claro que tiene que buscarse una salida pacífica negociada en el caso de Venezuela; nos estamos ciñendo a lo que establece la constitución: no intervención y autodeterminación de los pueblos”, dijo el mandatario en una rueda de prensa desde el Palacio Nacional, sede del Gobierno.

 

López Obrador agregó que ese tema polariza con posturas de un lado y de otro, por lo que prefiere no expresar su opinión al respecto.

 

“No puedo opinar más, porque está muy polarizado; considero que lo mejor es el diálogo y alejar la tentación del uso de la fuerza; que se busque una solución diplomática”, expresó el presidente mexicano.

 

El mandatario ratificó que, con la postura de neutralidad que defiende su gobierno, se ajusta ” a que se respete la voluntad de los pueblos, y que se busque solucionar los problemas de manera pacífica, [una] solución pacifica de las controversias; somos partidarios de la no violencia”.

 

Asimismo, López Obrador expresó que “hay que construir puentes de entendimiento, nada por la fuerza todo por la razón y el derecho”.

 

La oposición venezolana anunció que el sábado ingresarían por la frontera los cargamentos con alimentos y medicamentos donados por EEUU y otros países, los cuales fueron tildados por el presidente Nicolás Maduro como “migajas” y de “un show para justificar una intervención en el país”.

 

El Gobierno venezolano afirma que “no hay crisis humanitaria”, y se procede a una ayuda humanitaria solo en caso de catástrofes naturales y conflictos armados en el marco del derecho internacional, y que cualquier vehículo que ingrese a su territorio sin autorización será considerado como blanco militar.

 

El 5 de enero el diputado Juan Guaidó fue elegido presidente de la Asamblea Nacional, parlamento unicameral en desacato desde 2016.