El programa de verificación de gasolineras, que desde hace décadas realiza la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), llegó a la conferencia de prensa presidencial, donde se amplió el ejercicio de denuncia a gasolineras careras incluidas ahora las que venden menos combustible del que cobran.

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador, presentó una vez más al titular de Profeco, Ricardo Shefield, quien dio a conocer los pormenores de la ultima semana. La oferta presidencial al respecto ha sido, colocar cada lunes a las gasolineras con mayores márgenes de ganancia a fin de impactar en el precio a la baja.

 

Fue Shefield quien dio a conocer la revisión de 125 estaciones de servicio gasolinero, 50 de las cuales tuvieron inmovilización de bombas.

 

En total, 41 gasolineras presentaron irregularidades en su operación, pues registraron un margen de error superior al tolerado. En tanto, 12 más se negaron a la verificación por lo que se harán acreedoras a una multa de 800 mil pesos.

 

La Ciudad de México, tuvo ocho gasolineras que vendían litros mermados, y fueron inmovilizadas la misma cantidad en el Estado de México; Nuevo Léon, tuvo cinco gasolineras; Jalisco cuatro y Veracruz tres.

 

Los estados de Michoacán, Morelos y Nayarit, tuvieron dos gasolineras cada una y, en el caso de Chiapas, Guanajuato, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo y Zacatecas, se registró una gasolinera con irregularidades, respectivamente.

 

Respecto a los precios del combustible, Shefield, expuso que las empresas con precios más altos, son Arco, Chevron, Shell, Hidrosina, G500 y Corpogas.

 

El presidente López Obrador justificó la medida, diciendo que no es su propósito intervenir en el libre mercado, pero sí hará lo necesario para defender “la economía popular”.

 

Al respecto, anunció que la próxima semana presentará también los indicadores de precios de gas natural.