El presidente electo Andrés Manuel López Obrador designó una comisión para tratar de calmar la turbulencia provocada por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, una decisión que golpeó al peso y a la bolsa y lo enfrentó con la cúpula empresarial del país.

 

El grupo está integrado por los futuros secretarios de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, y de Hacienda, Carlos Urzúa, así como por Alfonso Romo, propuesto como jefe de la Oficina de la Presidencia de la República.

 

AMLO, como se le conoce popularmente al futuro mandatario, anunció el lunes que respetaría la decisión de una controversial consulta pública de suspender la construcción del aeropuerto de Texcoco, que consideraba una inversión de 13,300 millones de dólares, y que en su lugar modernizará dos terminales y construirá dos pistas extras en la base militar de Santa Lucía.

 

Entrevistado al término de una reunión en la casa de transición, Romo añadió que por instrucción de López Obrador, la comisión se reunirá con los inversionistas involucrados en el NAIM para entrar en negociaciones, dar tranquilidad y restaurar la confianza.

 

Garantizó que no se le fallará a nadie, por lo que desde este miércoles empezarán a reunirse “para tranquilizar y ordenar el proceso y todo el mundo salga ganando”.

 

Romo aseveró que existe 100% de certeza jurídica en este caso y se cumplirá con las obligaciones adquiridas.

 

Si bien AMLO y su equipo han dicho que van a cumplir con todos los compromiso derivados de la cancelación del aeropuerto –que incluye 6,000 millones de dólares en bonos, 1,500 millones en otros títulos de una llamada Fibra E, así como costos no recuperables con el equivalente a 2,000 millones de dólares–, aún no han detallado cómo lo harán.

 

“No te puedo decir hoy en detalle, porque todavía no tengo los pelos de la burra en la mano. Lo que si sé, es que no le vamos a fallar a nadie, nada”, dijo Romo al ser consultado.

 

Al preguntarle sobre el malestar de las cámaras empresariales ante los resultados de la consulta realizada el fin de semana, que favorecieron la opción de una terminal aérea en Santa Lucía, abundó que ya sostienen pláticas privadas.

 

Comentó que la consulta reflejó que es mejor en lo económico, ecológico y para la condición humana, tener un sistema aeroportuario, por lo que se trata de una decisión de fondo, técnica financiera y no un capricho.

 

“El mensaje al mercado bursátil es que no pasa nada al pasar de un proyecto a otro y se actuará con responsabilidad porque este es un país de Estado de derecho en donde darán seguridad jurídica”, agregó.

 

Cuestionado sobre si la luna de miel entre AMLO y empresarios ya había acabado, Romo dijo: “Yo no creo, pero vamos a esperar, vamos a ir tranquilizando las aguas. No se preocupen. Llevamos tres semanas, para la luna de miel nos quedan todavía seis años”.

 

Empresarios planeaban proyecto fifí, asegura AMLO

 

López Obrador reconoció la molestia de los empresarios tras la cancelación del NAIM y reveló que éstos bucaban negocios en el espacio del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), el cual se habría cerrado de haber prosperado el primer proyecto.

 

“En el fondo, lo que estaba de por medio en la construcción del aeropuerto de Texcoco era quedarse con los terrenos del actual aeropuerto, llegué a ver el anteproyecto, ya tenían pensado hacer una especie de Santa Fe”, aseguró AMLO en un video difundido en sus redes sociales.

 

Aunado a esto, minimizó los movimientos financieros que pegaron a la moneda mexicana. “Hubo un deslizamiento en el peso, no una devaluación, pero ya se va a recuperar”, dijo el futuro mandatario.