* La cumbre será el debut en la arena internacional del presidente electo mexicano Andrés Manuel López Obrador

La cumbre de la Alianza del Pacífico, el grupo de libre comercio que conforman Chile, Colombia, México y Perú, será el debut en la arena internacional del presidente electo mexicano Andrés Manuel López Obrador, en momentos en que una ola de proteccionismo en el mundo amenaza el crecimiento económico.

Los mandatarios de esos cuatro países, que en conjunto representan el 38% del PIB de América Latina, se reunirán el lunes y martes en el balneario mexicano de Puerto Vallarta, en el occidental estado de Jalisco.

López Obrador, de 64 años, asiste al encuentro a invitación del presidente saliente, Enrique Peña Nieto, quien participará en la cumbre junto con los primeros mandatarios de Chile, Sebastián Piñera; de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Perú, Martín Vizcarra, quien va por primera vez tras asumir la presidencia en marzo.

Al encuentro también asistirán los presidentes Michel Temer de Brasil, Mauricio Macri de Argentina y Tabaré Vázquez de Uruguay.

Los miembros del Mercosur, que buscan una mayor apertura comercial, se han acercado a la Alianza del Pacífico por una mayor integración de los dos bloques.

A excepción de Vázquez, estos líderes de centro-derecha que ven con buenos buenos ojos el libre mercado, son la nueva cara del giro de América Latina hacia la derecha, un camino que por mucho tiempo fue atípico en la región, y que ahora México ha esquivado al elegir a López Obrador.

La presencia de López Obrador es un gesto de “buena voluntad” de Peña Nieto “en el sentido de que lo presenta ante el resto de los líderes de la Alianza del Pacífico sobre todo ahora que tenemos la incertidumbre de hacia dónde irá la política exterior mexicana”, dice a la AFP Manuel Valencia, académico del Tecnológico de Monterrey.

Tras la victoria en las elecciones, López Obrador, que asumirá el poder el 1 de diciembre, ha dicho que buscará una transición ordenada de gobierno.

El izquierdista ya tuvo un primer acercamiento con altos funcionarios de Estados Unidos, con la visita que hizo a México el pasado 14 de julio una delegación encabezada por el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Se trató de un encuentro que el futuro canciller mexicano, Marcelo Ebrard, calificó de “respetuoso y cordial”, en momentos en que la relación entre México y Estados Unidos se ha tensado durante el gobierno de Donald Trump.