• Tuvo cuatro cómplices más, entre ellos una adolescente de 15 años; era su primer secuestro.
• Los padres de la víctima reconocen la labor de la FISDAI y piden a otros padres cuidar de sus hijos.

Odilón Larios Nava. – El titular de la Fiscalía de Secuestros y Delitos de Alto impacto (FISDAI) confirmó la detención de los cinco probables secuestradores y homicidas del estudiante de la facultad de Contaduría de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Todo apunta a que quien creo el plan para el secuestro fue Amedleni Uriel “N” de 19 años, compañero y “amigo” de la víctima.
Según reveló Rosales Solís durante la rueda de prensa en donde se informó de la detención, el joven Aldo Islas Todd, de 19 años, fue llevado con engaños al motel Miño – inicialmente habían acudido a otro establecimiento –.
Le dijeron a Aldo que acudirían a una fiesta donde tomarían unos tragos. Así es como llegaron hasta dicho motel de la colonia resurgimiento en donde las seis personas, Aldo y los seis secuestradores ingresaron al lugar por su propio pie.
Los indicios en poder a las autoridades de la FISDAI hacen suponer que al momento en que pretendían someter a Aldo, sus captores lo asfixiaron y así es como acabaron con su vida.
En el video que el motel proporcionó a las autoridades se observa salir a una pareja en primera instancia, después salió la segunda pareja, y por último Amedleni Uriel, todos al salir buscaban cubrirse los rostros, pues sabían el crimen que habían cometido, sin embrago las cámaras lograron captarlos claramente y eso permitió que las autoridades ministeriales obtuvieran las órdenes de aprehensión.

PAPÁS DE ALDO AGRADECEN A LA FISDAI

Los padres del joven secuestrado y asesinado hablaron en entrevista para algunos medios informativos, en donde resaltaron la atención y el trabajo que realizó la FISDAI. Lamentaron que los delincuentes hayan privado de la vida a su hijo, pero destacaron que los delincuentes ya estén detenidos.
El padre de Aldo comentó que en la primera llamada de exigencia económica el primero que habló con ellos fue su hijo, quien le comentó que estaba privado de la libertad, e inmediatamente después le pasó a uno de los secuestradores que le solicitó 750 mil pesos como rescate por su hijo.
Los padres lamentaron que esto haya ocurrido y recomiendan a otros padres estar al pendiente de sus hijos, conversar con ellos para prevenirlos y que no sean presa fácil de la delincuencia.
La mamá de Aldo hizo un llamado a aquellos políticos que actualmente están compitiendo por un cargo público a no ver solo la oportunidad de un negocio personal, sino preocuparse por hacer un cambio real en el país por toda la violencia que se está viviendo.

EL REPORTE OFICIAL DE LA FGE

La Fiscalía General del Estado de Puebla, a través de investigaciones de gabinete y campo a cargo de la Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto (FISDAI), esclareció el secuestro y homicidio de un estudiante de contaduría de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), de 19 años y originario de Teziutlán, Puebla.
El pasado 17 de mayo, los padres de la víctima con residencia en Teziutlán, Puebla comenzaron a recibir llamadas de una persona de sexo masculino, quien les dijo tener a su hijo secuestrado y que juntaran dinero para que lo liberaran con vida, en virtud de lo anterior y al encontrarse estudiando en Puebla capital, intentaron comunicarse con él, sin embargo, no tuvieron éxito.
Ante dicha situación, se trasladaron a la Ciudad de Puebla a la Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto, a efecto de denunciar el secuestro, dando inicio a la carpeta de investigación correspondiente y con ella comenzaron de manera inmediata las labores de asesoría y manejo de crisis, así como las investigaciones de campo y gabinete.
El proceso de negociación se encontraba en curso con un aproximado de 12 llamadas de exigencia económica cuando en las primeras horas del 18 de mayo, esto es, en menos de 24 horas, se localizó el cuerpo sin vida de la víctima el cual fue abandonado por la tarde del mismo 17 de mayo en una de las habitaciones del Hotel Miño, ubicado en la colonia el Resurgimiento.
Ante lo acontecido y derivado de la divulgación de dicha información en diferentes medios de comunicación los captores suspendieron las llamadas de exigencia económica, sin embargo, las investigaciones de gabinete y campo ya contaban con datos trascedentes para ubicar la identidad de los captores.
A esta información se sumó la obtenida en la escena del crimen permitiendo que los agentes investigadores adscritos a la FISDAI lograran determinar la identidad de los 5 captores que participaran en el hecho, entre ellos, un compañero de clase de la víctima de nombre Uriel “N”, quien se encargara de citarlo en Plaza Dorada y una vez en el lugar llegaron 4 personas más amistades de Uriel y con engaños lograron convencer a la victima de trasladarse a un Hotel.
Para ese efecto solicitaron los servicios de un taxi, quien los llevo previo al lugar de los hechos al Hotel 5 Villas, sin embargo, deciden no quedarse en ese sitio y se dirigen hacia el Hotel Miño, lugar donde lo privan de la vida.
Un aspecto importante en la investigación es la apertura de la BUAP a quien agradecemos su colaboración de manera inmediata y sin obstáculo alguno que permitió culminar las líneas de investigación, así como de la asociación hotelera que en casos como el presente auxilian en la inmediatez de la información.
El cúmulo de información fue entregado al Agente del Ministerio Público adscrito a la FISDAI para que por su conducto se solicitaran las órdenes de aprehensión correspondientes, las cuales fueron obsequiadas por el Poder Judicial del Estado.
Una vez que se contó con las 5 órdenes de aprehensión y en virtud de que todos los objetivos desde el día del hecho se encontraban en lugares diferentes se implementó un operativo logístico para dar cumplimiento a los referidos mandamientos, lo anterior a efecto de que ninguno de los probables responsables tuviera posibilidad de evadir la acción de la justicia, operativo que contó con cateos en diversos domicilios para cada uno de los objetivos.
Por lo que en las primeras horas del 2 de junio pasado se verificó el cumplimento de las órdenes de aprehensión sin un solo disparo ni daños a terceros, logrando el aseguramiento de:
Amedleni Uriel “N” de 19 años, Guadalupe “N” de 18 años, Nayeli “N” de 15 años, originarios de San Martín Texmelucan, Puebla. También fue asegurado Jorge Luis “N” de 19 años y originario de Huejotzingo e Iván Cándido “N” de 35 años, originario de la Ciudad de México.
Al esclarecer el caso por parte de la Fiscalía General del Estado de Puebla, los imputados quedaron a disposición del Juez de Control por el delito de secuestro, con la agravante de haber privado de la vida a la víctima cuya pena para este ilícito va de 80 a 140 años de prisión.
Por lo que hace a Nayeli “N” de 15 años, fue puesta a disposición del Juez de justicia para adolescentes quien determinara su situación jurídica.