Dulce Gómez

Adheridos a la organización 11 de Marzo amagaron con tomar las calles el próximo viernes a “sangre y fuego”, con el propósito de que la autoridad municipal les permita laborar en la 8 y 10 Poniente, espacios que actualmente se encuentran custodiados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM).
Ayer, alrededor de 50 ambulantes se manifestaron frente al Palacio Municipal, pero antes bloquearon el Bulevar 5 de Mayo, situación que provocó molestia entre los automovilistas y peatones que por ahí transitaban.
Al llegar a la Avenida Juan de Palafox y Mendoza, Martín Juárez Sánchez, líder de la unión 11 de Marzo, aseguró que el próximo 9 de diciembre más de 2 mil 500 informales tomarán sus antiguos lugares de trabajo –la 8 y 10 Poniente-, sin importar las consecuencias.
De tal modo, dejó en claro que los ambulantes defenderán sus espacios de trabajo a “sangre y fuego”, y reiteró no tener miedo de una posible aprehensión.
Asimismo, insistió que no él y sus agremiados no aceptarán reubicarse en otras calles, ni tampoco en mercados y tianguis rodantes.