Dulce Gómez

Con la complacencia del Ayuntamiento de Puebla, el comercio informal se apoderó de las calles en vísperas de Día de Reyes. Las avenidas lucieron repletas de ambulantes y los locatarios reportaron pérdidas económicas.

A pesar que en repetidas ocasiones, la Secretaría de Gobernación Municipal (SEGOM) a cargo de José Ventura Rodríguez Verdín, se comprometió a “limpiar” las calles de comerciantes, especialmente de la 6 a la 10 Poniente, la realidad fue otra.

Los comerciantes informales se colocaron desde las primeras horas del 5 de enero, lo anterior, ocasionó que los locatarios perdieran un porcentaje de sus ventas.

Descaradamente los ambulantes ofertaron juguetes frente a los comercios debidamente establecidos y cuyos dueños pagan sus impuestos al Gobierno Municipal.

La anterior situación poco le importó a la Comuna Capitalina, pues en lugar de retirar a los vendedores los dejó en las calles.

En 16 de junio de 2017 el Ayuntamiento puso en marcha el Corredor Comercial Temporal de la 12 Oriente-Poniente, y se comprometió a reordenar a los informales de manera paulatina, no obstante, siete meses después el lugar no llega ni al 15 por ciento de su ocupación.

Es importante recordar que en días pasados el presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez, acusó que el gran pendiente de la administración del edil Luis Banck Serrato es el ambulantaje.