Aunque el compromiso para despejar el Centro Histórico de ambulantes se vence en la primera quincena de marzo, éstos aumentaron principalmente sobre la 8 poniente entre la 7 norte y 5 de mayo.
Además de colocarse en las esquinas y obstruir las entradas de los negocios establecidos, las calles sirven como estacionamiento de los comerciantes informales quienes suben y bajan mercancía.
Tras un recorrido por el lugar, se observa la venta de gorras, ropa pirata, zapatos, bolsas, pilas, animales como pájaros y perros, comida y disfraces, mercancía que también expiden los establecidos, generando con ello competencia desleal.
Incluso, un vendedor ambulante comentó que este viernes realizaron un operativo pero fue para retirar discos pirata, y éste lo aplicó la Procuraduría General de Justicia (PGJ), y a la fecha, el ayuntamiento no les ha comentado sobre desalojar la vía pública.
Asimismo, el presidente del consejo comerciantes establecidos del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez, informó que no han notado la reducción de informales, pero dan su voto de confianza para que en los tres meses que dieron de tolerancia, se cumpla el programa de reordenamiento comercial.
Dicho proyecto consiste en reducir de 2 mil ambulantes a 700 en el Centro Histórico, de acuerdo con el secretario de gobernación, Manuel Castañeda Rodríguez, quien informó que a más tardar en la primera quincena de mayo se cumple la fecha.
Hasta el 5 de abril, el ayuntamiento de Puebla había retirado a más de 300 ambulantes que se encontraban en el primer cuadro de la ciudad y 77 estructuras que eran usadas para vender en la vialidad.
A la par de esos operativos, realizó la limpieza de informales en otros puntos de la ciudad como Mercado Morelos, IMMS Margarita y clínica de Amalucan, Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec, Mercado Zapata y unidad habitacional san Aparicio.
Sin embargo, en las vialidades ubicadas de la 8 a la 14 poniente entre la calle 5 de mayo a la 7 norte, siguen vendiendo su mercancía sin notarse la disminución.