Cuatro alumnos de Ingeniería de Biotecnología del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) Campus Puebla crearon la empresa llamada, Ecoplaso, dedicada al inicio a la elaboración de productos desechables como vasos y platos a base de bioplástico obtenido de cáscaras de fruta y verdura aunque actualmente fabrican fibras textiles.
Al respecto, Barbara Arteaga, líder del proyecto, dijo que el proyecto surgió a raíz de una de sus clases cuando aún eran estudiantes, esto a finales de 2014, “teníamos que realizar un proyecto realizable o real, fue así como empezamos con el tema de los residuos orgánicos para los platos”.
“Originalmente, Ecoplaso proponía envases desechables que fueran biodegradables, a lo largo del tiempo fue cambiando un poco la idea y ahorita hacemos fibras textiles que es un material muy parecido a la piel, éstas también se hacen con base en residuos orgánicos, los cuales se obtienen gracias a los convenios que han logrado con restaurantes y cafeterías de Puebla”, explicó.
Además de Barbara Arteaga, en Ecoplaso trabajan María Fernanda García, Claudia Coeto y Ana Cristina Cabrera quienes encubaron su startup en el Centro de Cultura Emprendedora del Tec de Monterrey, fue así como inició el camino de esta joven empresa.
Las cascara de frutas y verduras son la materia principal de sus creaciones totalmente sustentables y se encuentran en pláticas con el sistema de recolección de basura del ayuntamiento de Puebla para contar con más materia orgánica para sus producciones.
Recordó que este proyecto fue representante de México en el Youth Organization Forum & Beijing Sister City Youth Camp 2014 y también fue uno de los 300 mejores proyectos de Clean Tech Challenge México, así como uno de los 20 mejores de Posible en 2015.
Comentó que este emprendimiento fue ganador de Bi-National Green Energy Forum 2016 y fue uno de los 500 mejores proyectos socioambientales de los Premios Latinoamérica Verde. El logro que más se puede resaltar es el primer lugar dentro de los 50 proyectos seleccionados para el MIT Global Entrepreneurship Bootcamp en el 2016.
“Nosotros esperarnos posicionarnos como una empresa proveedora de materias primas textiles sustentables en México, sería la primera de este tipo. Además planeamos lanzar una línea de productos veganos como carteras, llaveros, cinturones, bolsas y sandalias, estos realizados con la fibra que elaboran”, agregó.
Finalmente dijo que la visión de dicha empresa de origen universitario es que en un futuro puedan exportar el material textil como materia prima a otras industrias como la del zapato o mueblera.