• Formaron brigadas para realizar distintas actividades a favor de los habitantes que resultaron afectados tras el sismo del pasado 19 de septiembre

Luego de que el sismo del pasado 19 de septiembre dejara sin techo a muchos de sus habitantes, el objetivo de apoyarlos, estudiantes de la Preparatoria de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla se organizaron para adoptar a la comunidad de San Antonio Alpanocan quien recibirá apoyo en diversos temas.
En entrevista, Germán Díaz Hernández, Coordinador de Liderazgo y Emprendimiento del Plantel Sur de las Prepas UPAEP explicó que los habitantes de dicha población localizada las faldas del volcán Popocatépetl “nos recibió con una estampa trágica llena de grietas, casas de adobe derrumbadas, gente en la calle no sólo despensa, sino apoyo para retirar el escombro de sus pertenencias”.
“Por ello, conmovidos por la tragedia luego de que llevaron víveres el pasado 7 de octubre y observaron las condiciones en que quedó esta comunidad, los estudiantes decidieron sumar esfuerzos para mitigar, en la medida de lo posible, el daño que el sismo provocó en esta comunidad decidieron de manera voluntaria hacer visitas posteriores para ayudar en la remoción de escombros”.
Sobre este apoyo, Tonalí Toque Nando, alumna de tercer semestre quien forma parte de la brigada de apoyo a las zonas afectadas, destacó que el programa de Bachillerato Internacional al que ella pertenece es un modelo que contempla la acción social, razón por la cual, no solo ella sino varios de sus compañeros mostraron sensibilidad al visitar la comunidad de Alpanocan.
“Lo que hicimos en un principio fue enfocar el apoyo en las necesidades básicas de los damnificados por medio de colectas y centros de acopio donde pedíamos alimentos pero al llegar a San Antonio Alpanocan nos percatamos de las condiciones de vida de las personas por lo que decidimos ser la mano amiga que los apoyara a salir de los escombros”, explicó Tonalí.
Agregó que una de las enseñanzas que le ha dejado al participar en esta actividad de emprendimiento social, fue el trabajar en equipo, valorar a su familia y a la gente que a su alrededor, así como agradecer a cada instante por lo que tiene en vez de lamentarse por lo que quisiera tener.
Y es que a partir del compromiso adquirido con las familias afectadas, no solo los estudiantes, sino también sus familias y profesores, han fortalecido la misión universitaria de servir a la sociedad y enaltecido los atributos del Bachillerato Internacional al enfocar su causa no solo en el aspecto material sino también personal.
Finalmente dijo que la relación con los habitantes de San Antonio Alpanocan es tan buena que con el pretexto de la navidad hemos organizado un convivo con todos ellos para compartir las tradiciones, no obstante, aún hay mucho trabajo por hacer en esta comunidad que colinda con el estado de Morelos, por lo que la brigada del plantel sur reanudará esta labor social en enero próximo”.