Por Patricia Moreno Sánchez

En México el 70 por ciento de la población con hepatitis C, desconoce que tiene esta enfermedad, refirió el doctor Enrique Wolpert Barraza, presidente del Comité Científico de la Fundación Mexicana  para la Salud Hepática.

Lo anterior  en entrevista al término del Foro Hepatitis  C que se llevó a cabo durante los días 23 y 24 de agosto en la Ex Hacienda de Chautla, Puebla,  con la participación de especialistas en el tema.

Refirió que este tipo de foros son importantes, al señalar que la hepatitis C es un problema de salud pública en México como a nivel internacional, agregó que en nuestro país, se estima que 400 a 600 mil pacientes tienen este padecimiento, y lo grave es que por las características de la enfermedad, los pacientes desconocen que están infectados por el virus.

Refirió que la hepatitis C, es  una enfermedad, silenciosa, y puede no provocar ninguna molestia por años, e incluso por décadas, agregó que el paciente se entera cuando por una consulta rutinaria,  el médico le solicita una prueba de este padecimiento, o cuando quiere donar sangre y no se le permite por ser portador del virus.

Añadió que el paciente, se da cuenta que tiene hepatitis  C, cuando, ya tiene una lesión en el hígado, con cirrosis o cáncer o incluso requiere un trasplante, y ello fue provocado por el virus de la hepatitis C que registra un alto índice de mortandad.

Explicó que en México, la cirrosis hepática es la cuarta causa de mortandad en hombres y sexta en mujeres, por el virus de la hepatitis. Por ello señalo la importancia de “encontrar” a los miles de pacientes que están infectados con el virus, que no lo saben, al advertir  que no solo está en riesgo su salud, sino que esta persona puede expandir el virus, con su pareja

Recordó que el virus de la hepatitis C, se trasmite por relación sexual,  por transfusión y por compartir jeringas o agujas para los tatuajes.

Explicó que lamentablemente, el  sector más afectado hoy en día por la Hepatitis C, son los jóvenes, al señalar que latentemente muchos de ellos, consumen drogas y al compartir jeringas para aplicarse alguna sustancia adictiva, están expuestos a contraer el virus.

El especialista recomendó a la población, no esperar algún síntoma, sino acudir a realizarse una prueba de Hepatitis C, sobre todo aquellas personas que tengan algún factor de  riesgo.

Ejemplificó que aquella persona que recibió una transición de sangre; o recibo un trasplante de órganos  antes de 1995, cuando no se registraban tantos protocolos de seguridad para el donador, o bien si tiene tatuajes o piercing, aclaró que esta moda no tiene nada negativo, el problema es que las agujas con las que se hace el diseño pueden estar contaminadas, lo mismo pasa con el servicio de manicure.

“En países como Canadá y Estados Unidos, la primera causa de hepatitis C es entre los jóvenes, que se inyectan algunas drogas vía intravenosa, con jeringas contaminadas”, afirmó.

Agregó que lamentablemente, estudios, revelan que México, no es la excepción, al señalar que en los estados del Norte del país, como Ciudad Juárez, el 80 por ciento de los jóvenes drogadictos padecen hepatitis C.

El especialista insistió en que toda persona, sobre todo con factores de riesgo, deben realizarse la prueba que es muy económica y efectiva, para que con la ayuda del médico inicie un tratamiento.

Agregó, que afortunadamente hoy en día, se cuenta con los fármacos más avanzados para atacar el virus de la Hepatitis, que incluso se encuentran dentro del cuadro de medicamentos del sector Salud, el IMSS, el ISSSTE e incluso  el Seguro Popular.

Dijo que el tiempo de tratamiento, se reduce a 12 semanas aproximadamente y ha aumentado el porcentaje de efectividad sin efectos colaterales.

Por ello dijo que con estas acciones se busca que México  pueda llegar a las metas, establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de reducir al 90 % el número de nuevos casos de hepatitis para el año 2030.