Por Jesús Lemus/Puebla

El presidente de la Junta Local del Instituto Nacional Electoral (INE) en Puebla, Luis Zamora Cobián, reconoció que rumbo a las votaciones del 7 de junio de 2015, podría presentarse una baja participación del 35 al 38 por ciento.
Así lo dijo en entrevista previo al foro denominado “Informe País, diagnóstico sobre la calidad de la ciudadanía en México”, donde destacó que para el proceso federal que servirá para renovar diputaciones federales, participarán más de 4 millones de poblanos.
Puntualizó que la Junta Local del INE promoverá todas las estrategias para garantizar la participación ciudadana al momento de elegir a sus nuevos representantes populares que ocuparán un escaño en San Lázaro.
Sin embargo, consideró que gran parte de la participación ciudadana, dependerá de la plataforma política que impulsen partidos, además de los candidatos y abanderados independientes, donde lo más importante es privilegiar las demandas de los poblanos que en Puebla elegirán a 16 nuevos diputados federales.
“Para lograr la consolidación democrática es vital la participación de los ciudadanos. Nosotros estamos en las condiciones de atender a más de 4 millones de poblanos con identificación, pero también dependerá de la oferta atractiva que impulsen los partidos y candidatos”, añadió.
Luis Zamora Cobián puntualizó que la participación será baja a comparación de los comicios federales de 2012, cuando los poblanos salieron a elegir al presidente de México, senadores de la República y diputados federales.
POCA CREDIBILIDAD A PARTIDOS Y DIPUTADOS
En dicho informe, se revela que el 81 y 83 por ciento de los poblanos, no confía en los partidos políticos y diputados una vez que ya fueron electos.
El 60 por ciento de los poblanos que ha sido víctima de un delito electoral, no acude a denunciarlo ante las instancias correspondientes por que el 68 por ciento de la ciudadanía no confía en la policía y el 76 por ciento no cree en los jueces.
Un 46 por ciento de los poblanos, nunca ha pertenecido a partidos políticos, aunque el 12 por ciento de los ciudadanos considera que tiene influencia en las acciones de gobierno.