Ciudad de México.-

El Virus Zika continúa siendo una preocupación especialmente por el riesgo que éste representa para las mujeres embarazadas. En respuesta a la propagación de virus en Sudamérica, Centroamérica y partes del Caribe, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ha emitido una alerta de viaje de nivel 2 la cual indica que las personas de alto riesgo, como embarazadas, deberían considerar retrasar su viaje. Frente a esta eventualidad, algunas aerolíneas están ofreciendo el reembolso de boletos para mujeres embarazadas que planean viajar a ciertas áreas de América Latina ya que el peligro de este virus es que puede causar un defecto de nacimiento llamado microcefalia en fetos, que resulta en discapacidades a largo plazo.

“Para infectarse con el virus del Zika, es necesaria la picadura de un mosquito portador del virus. No se puede contraer la infección por tan solo sentarse junto a alguien que está infectado, sino que es necesario exponerse a un mosquito infectado. Esos mosquitos ahora están en Sudamérica, Centroamérica y partes del Caribe, donde se han observado brotes del virus”, comenta el Dr. Pritish Tosh, Especialista en Enfermedades Infecciosas de Mayo Clinic.

Por último el Dr. Pritish Tosh indicó que por el momento no existe tratamiento para el virus del Zika.
Algunas recomendaciones que se pueden realizar para protegerse del virus zika:
1. Aplicar repelente: El primer consejo que dan los expertos es evitar las picaduras del mosquito trasmisor.
Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos, CDC por sus siglas en inglés, recomiendan cubrir la piel expuesta con repelentes que tengan ingredientes aprobados como N,N-Dietil-meta-toluamida, conocido como DEET, o picaridina.
Los repelentes deben aplicarse con frecuencia e inmediatamente si se detectan los insectos. Es preciso seguir con cuidado las instrucciones y aplicar el repelente luego del protector solar, no antes, ya que éste último puede disminuir la eficacia del producto.
La mayoría de los aerosoles, lociones y cremas antimosquito son seguros para embarazadas, pero éstas deben consultar a un médico antes de usarlos.
2. Usar mangas largas: La ropa debe además ser lo suficientemente gruesa para evitar que los mosquitos piquen a través de ella.
3. Una casa a prueba de mosquitos: Siempre que sea posible deben crearse barreras físicas que impidan el contacto con el mosquito, mediante puertas cerradas, ventanas selladas o mosquiteros. Durante la noche, una red mosquitero sobre la cama provee protección adicional.
4. Cuidado con las macetas: Sus criaderos por excelencia son los depósitos de agua estancada, es recomendable limpiar esos recipientes varias veces a la semana y cubrir piscinas y tanques de agua, a menos que hayan sido tratados con cloro.
5. Cerrar herméticamente la basura: Los depósitos de residuos y basureros también pueden convertirse en criaderos, al acumular agua.
6. Tecnologías antimosquito: Existen dispositivos especiales contra el insecto trasmisor..Hay muchos tipos diferentes y no todos están disponibles en algunos países.
Un aparato, por ejemplo, imita el cuerpo humano emitiendo dióxido de carbono y calor, para engañar y atraer a los insectos.
Otros dispositivos rocían el insecticida con “duchas” o atomizadores, similares a los que se usan para regar el césped. Sin embargo, estos aparatos generan controversia ya que también pueden afectar a abejas, mariposas y otros animales.
7. Evitar viajar: Los CDC en EE.UU. instaron a las mujeres embarazadas a postergar sus viajes a América Latina y el Caribe.
8. Prevenir más trasmisiones: Si una persona resulta infectada debe tomar precauciones adicionales para evitar el contacto con los mosquitos durante las primeras semanas de la enfermedad, dicen los CDC.