• Dijo que es debido a la sobre explotación de los servicios ambientales

Por Diego Armando Cuautle

Sí disminuyen las abejas que producen la polinización de muchos alimentos, esos suministros se hacen más escasos. Por lo tanto se hacen más caros y en algunos casos podrían desaparecer, eso conlleva a un efecto económico muy grande, refirió  Carlos Hernán Vergara Briceño, profesor del Departamento de Ciencias Químico Biológicas de la UDLAP.

Comentó que actualmente existen graves problemas de disminución de polinizadores debido a la sobre explotación de los servicios ambientales, lo que repercute directamente con la seguridad alimentaria y en el sistema económico.

Por ejemplo, dijo, en México la industria de producción de alimentos en invernaderos es muy grande, tan sólo en 2012 se produjeron mil quinientos millones de dólares de diversos vegetales y verduras.

“Las implicaciones serían gravísimas porque ocasionarían que desapareciera totalmente el servicio de polinización, quedaríamos dependiendo solamente de alimentos que no requieren de insectos que son en general los cereales”, señaló.

Agregó que a esto se le puede añadir el uso de insecticidas, como los llamados Neonicotinoides. Un tipo de plaguicida que también afecta gravemente a los polinizadores, “la evidencia científica indica que esas formas de fumigación están estrechamente relacionadas con un desorden de la desaparición de las colonias, en especial de las colmenas de abejas melíferas”.

El especialista de la UDLAP comentó que desde hace 10 años se empezó a notar que el número de colmenas ha disminuido en forma inexplicable y en cantidades inimaginables, en la actualidad se ha hecho una investigación sobre los Neonicotinoides, expulsando datos de que no matan directamente a los insectos sino que afectan su sistema nervioso.

“Las abejas son animales que tienen la capacidad de orientarse, ir a visitar las flores y regresar a su colmena. Estos insecticidas interfieren con el proceso de orientación de las abejas que no pueden regresar a su colmena, muriendo en el campo y con ellas la colmena. Este es un problema que principalmente afecta a la agricultura de Estados Unidos y México”, comentó.

En este sentido, subrayó que el uso de insecticidas siempre ha sido controversial, ya que el agricultor necesita soluciones efectivas contra las plagas sin importarle los efectos secundarios.

 “Hay muchos ejemplos de la humanidad que utiliza cosas y no sabe las consecuencias, o aunque las conozca las guarda por motivos económicos, por ejemplo lo que pasa con los organismos que genéticamente no sabemos si son perjudiciales o no para los humanos”, finalizó.