Por: Carlos Linares Mendoza
Fotos: Salvador Bonilla

LARGAS filas de automóviles se hicieron en la zona de Angelópolis, por las obras que se están ejecutando, que hizo decenas de autos y con ello fans, llegarán tarde al Auditorio Metropolitano para su encuentro con el español.
La presentación estaba programada a las 20:30hrs, y aunque el lugar no se llenó como otras veces, si podemos decir que más de 4mil personas se encontraban congregadas para disfrutar del “Sirope Tour” en su paso por la entidad poblana.
Eran las 21:00hrs cuando las luces se apagaron, con ella un marcador apareció en las pantallas del escenario, que daba a entender, dicha velada estaba a punto de iniciar.
Fue con una lluvia de aplausos que Alejandro Sanz salió con jeans, camisa y saco, acompañado de sus coristas y músicos, para complacer a sus fans poblanos quienes ya se encontraban ocupando sus lugares.
La primer canción en sonar fue “El silencio de los cuervos”, que fue recibida cálidamente por los sus seguidores en su mayoría mujeres.
“Siempre es un gusto venir a esta hermosa ciudad, a Puebla, gracias por estar aquí”, fueron las primeras palabras del español.
Uno de los momentos más importantes fue cuando Sanz recordó a su compatriota, “Esta canción va dedicada para mi compadre Paco de Lucía, lo vamos a invocar, para que nos acompañé aquí en Puebla”, mencionó Alejandro Sanz, para dar paso al tema “La música no se toca”.
Aunque en su primer concierto en el Auditorio Nacional, el cantante tuvo que terminarlo debiendo canciones por problemas con la altura, lo cierto fue que para Puebla, su presentación duró casi las dos horas de show.
Una fan fue la afortunada en lograr subirse al escenario para inmediatamente abalanzarse en los brazos del músico, logrando burlar la seguridad del también compositor, otra no tuvo la misma suerte. El cantante no dudó en ponerse un sombrero que llevaba un seguidor de las primeras filas, a lo que mencionó, “Puebla siempre los llevo en mi corazón, que gran noche”.
“A que no me dejas”, “No me compares”, “No es lo mismo”, “Corazón Partio”, “Looking for paradise”, fueron otros temas que no pudieron faltar, concluyendo su presentación con “Pisando fuerte”, abandonando el Auditorio Metropolitano, caminando con sus músicos entre la gente.
Cabe señalar que Sanz, estuvo acompañado por sus músicos y coristas, quienes vestían en color negro, también la escenografía se hizo acompañar de una enorme pantalla en horizontal, y unos vitrales blancos que formaban figuras sobre la parte superior del escenario.