Por: Carlos Linares / Fotos: Angello Wolf

TUVIERON que pasar ocho años para que Alejandro Fernández regresara al estado de Tlaxcala, ahora con la denominada gira “Confidencias World Tour – Últimas Confesiones”, que se encuentra en su recta final.
Teniendo como escenario el Recinto Ferial del estado vecino, los tlaxcaltecas vivieron el concierto del año, en una noche donde ni la lluvia opacó el enorme show, con gran producción que el cantante llevó.
Desde muy temprano, largas filas se hicieron a las afueras del lugar, fans provenientes de diversos estados del país, entre ellos Puebla, Veracruz, Edo. de México e Hidalgo, viajaron hasta la Ciudad de Tlaxcala, para acompañar al hijo de Don Vicente Fernández en una noche lluviosa.
Previo a su presentación, el cantante recibió en su camerino a un selecto grupo de afortunados ganadores, posteriormente pasada las 9:40pm las luces se apagaron, los músicos subieron al escenario acompañados por las guapas coristas, el concierto había comenzado.
Con traje en color azul, camisa blanca, moño rojo, cinturón y zapatos cafés, fue como salió “El Potrillo” para entregarse a sus fans ansiosos por verlo, tras ocho largos años de ausencia en la entidad tlaxcalteca.
“No”, “¿Qué voy a hacer con mi amor?”, “No se me hace fácil”, “Me dediqué a perderte”, “Canta corazón”, “No se olvidar”, “Que lástima”, “No lo beses”, entre otras… Fueron parte del extenso set list que conformó su repertorio para sus fans, a quienes no veía desde hace ocho años, y con quienes por fin pudo confesarse con su espectáculo.
“Buenas noches Tlaxcala, ¿Cómo están?, ya los extrañaba, estoy muy contento de estar aquí acompañado por mi familia, con ustedes también, gracias porque sin el apoyo que le han dado esto no sería posible la gira que ha sido un éxito”, fueron algunas palabras que mencionó durante su presentación, donde también estuvo acompañado por mariachis para entonar temas como “Nube viajera”, entre otros… Teniendo dos cambios de vestuario, complaciendo a sus seguidores de principio a fin, en una presentación congregando cerca de seis mil asistentes, que disfrutaron en su paso por Tlaxcala.
Pantallas laterales y una al centro del escenario gigante, músicos, coristas, mariachi, fueron parte del espectáculo “Últimas Confesiones”, en una presentación que duró poco más de dos horas y diez minutos de duración, dejando complacidos a los asistentes quienes salieron satisfechos por el enorme show que se vivió en su estado gracias a las empresas GMG, Glittergroove y JAC Entertaiment, en un espectáculo de gran calidad que pocas veces se ve en Tlaxcala.